Opinión

La batalla ideológica

La batalla ideológica

«Ante el desastre, es deseable, por el bien general, que el espacio del centro-derecha -el constitucionalista- asuma esa batalla que no debe dar por perdida en ninguno de sus campos, como ha ocurrido con la cultura o con la supuesta superioridad moral que, por reiteración de unos y dejadez de otros, se consideran a menudo patrimonio de la izquierda»

La izquierda en España es experta en la batalla ideológica. Con el altavoz entusiasta de medios de comunicación amigos, que son casi todos, la izquierda mantiene sus mensajes con eficacia consiguiendo un tratamiento favorable y a menudo, para los no avisados, con marchamo de credibilidad y apariencia neutral. ¿Qué respuesta contrapone el centro-derecha? Su batalla ideológica ha sido, mediáticamente y me temo que estratégicamente, al menos perezosa. Es una batalla, al tiempo, interna y externa. Me referiré de inmediato a su reflejo exterior.

Arancha González Laya, flamante responsable de Exteriores, tomó posesión asegurando que «comenzamos una nueva etapa» porque «Spain is back, Spain is here to stay» (España ha vuelto, España está aquí para quedarse). Y lo dijo en inglés

Lo Último