Opinión

España menguante

España menguante

«Sería excesivo descargar sobre el tándem Sánchez/Iglesias todo el peso de nuestros males actuales sin recordar las desidias, las vacilaciones, los contrasentidos y las corrupciones, materiales y de las otras, que han llegado a poner en duda la calidad de nuestras instituciones y de nuestras propias vidas. Tiempo habrá para evocarlas y corregirlas»

NO es habitual, más bien insólito, que los miembros de un gobierno de cualquier democracia occidental tengan como objetivo básico de su actuación política el derribar la arquitectura constitucional por la que el país en cuestión se rige. Eso es lo que actualmente está ocurriendo en España, cuyo Ejecutivo cuenta entre sus vicepresidentes con uno, más precisamente el segundo, empeñado en conseguir la equiparación de nuestra patria con los modelos y prácticas seguidos por sus patrocinadores en Venezuela o en Irán, cuando no decidido a imponer sobre los ciudadanos de la nación española un esquema organizativo inspirado en el que utilizaron Lenin y Stalin, unos de los mayores genocidas que, junto con Hitler, Mao y Pol Pot, la humanidad nunca