Opinión

ERE: explicar la dilación de la sentencia

ERE: explicar la dilación de la sentencia

La publicación de la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Sevilla se produjo después de varias peticiones de prórroga, hasta que, por casualidad o coincidencia premeditada, se hubieron celebrado las elecciones generales el 10-N

La publicación de la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Sevilla se produjo después de varias peticiones de prórroga, hasta que, por casualidad o coincidencia premeditada, se hubieron celebrado las elecciones generales el 10-N. Este año ha sido muy activo electoralmente, con dos elecciones generales, una europea, locales y autonómicas. Los tribunales no han dejado de funcionar por este motivo en los procesos que tenían impacto político. El más claro ejemplo de esta normalidad ha sido la Sala Segunda del TS, que no se condicionó a sí misma por la nueva convocatoria de elecciones generales e hizo pública la sentencia del «procés» el 14 de octubre. Sin embargo, el caso de los ERE ha tardado más de un año en ser resuelto. No cabe cuestionar la complejidad de la causa. Sin embargo, la sucesión de aplazamientos ha levantado la duda acerca de si su publicación se retrasó intencionadamente hasta después las elecciones.

El PP ha pedido explicaciones al CGPJ sobre las causas de este peculiar calendario de la sentencia de los ERE. La petición de los populares no afecta a la independencia de los magistrados de la audiencia sevillana, porque se refiere a una cuestión de gestión interna del tribunal. No hay que albergar esperanzas de que el CGPJ ofrezca una respuesta convincente, pero la realidad es que los votantes andaluces se vieron privados de una información relevante -el saqueo de su dinero a manos llenas de los socialistas en el poder- para la formación de su opción electoral. Bien está que los tribunales eviten interferencias de procesos electorales con decisiones que no son definitivas, como las imputaciones, siempre que ese aplazamiento sea breve. En el caso de los ERE el aplazamiento ha sido de varios meses y con la preocupante apariencia de que iba acompasado al calendario electoral. La petición de explicaciones hecha por el PP es razonable.