Opinión

¿El mundo mejor?

¿El mundo mejor?

«Es difícil imaginar las penalidades que tuvieron que pasar hasta surgir el homo sapiens, nuestro abuelo como quien dice, todavía en las cavernas. Lo que sigue, Prehistoria, Edad Antigua, Edad Media, Edad Moderna, no fueron precisamente un camino de rosas. Yo no querría haber nacido en ellas. Considero una suerte haberme tocado vivir en este tiempo y mundo. Si se le añade en una democracia, el mejor de los posibles»

De haberme preguntado hace sesenta, cincuenta, incluso cuarenta años, es decir, en la tormentosa juventud y comienzos de la tan alabada como traidora madurez, si el mundo que tenemos es el mejor de todos los posibles, hubiese respondido, con rotundidad inversa a los años, que no, de ninguna manera, que al Creador «sabio, justo, todopoderoso», principio y fin de todas las cosas, se le habían olvidado bastantes cosas importantes en su obra maestra o de puro entretenimiento. Mis dudas sobre tan categórico juicio, sin embargo, han ido creciendo de un tiempo a esta parte, y a estas alturas he sobrepasado la etapa del «no es tan malo», para empezar a pensar que quien pudiera estar equivocado soy yo y que