Opinión

El momento sans-culotte

El momento sans-culotte

«El descontento humano no se nutre de carencias absolutas sino de la distancia que media entre lo que nos pasa y lo que estimamos que debería pasarnos. Con el enriquecimiento de la sociedad, ha ido disparándose el nivel de nuestras exigencias. La dinámica no podía durar siempre. Las desgraciadas secuelas económicas de la pandemia nos devolverán, brutalmente, a la realidad»

Para las inteligencias expeditivas el mundo político se divide en dos mitades, una inmaculada y la otra del color de las calderas de Pedro Botero. Encontramos buena muestra de ello en «Spanish Revolution», un vídeo que últimamente ha incendiado las redes y en el que se resume la pandemia aplicando una fórmula simple: la derecha eterna, la derecha condenada a ser derecha, es culpable. Así de claro. Amancio Ortega, por mucho que haya arrimado el hombro para ayudar a sus conciudadanos, es culpable. Ni una palabra sobre las torpezas del Gobierno, en algunos casos muy notables. Solo han obrado mal los que por esencia e instinto llevan la prevaricación en las entrañas. Esto es todo. Complicar el análisis, meterse en