Opinión

El grano y la paja

El grano y la paja

«Fui escéptico inicialmente. Rectifiqué cuando vi lo de Italia. En estas paginas escribí entonces lo siguiente: la primera reacción en el mundo civilizado ante la pandemia fue la sorpresa. A la sorpresa siguió la incredulidad, después vino el miedo y al miedo, cuando comience la recesión, le seguirá la ira. Me ratifico en el pronóstico»

Los estudiantes de Derecho de mi generación recordamos una célebre frase hecha del prestigioso civilista y temido profesor De Castro: «Se dice que el concepto de Derecho ha hecho correr ríos de tinta». La licencia retórica nos sumía en una gran angustia ante el presagio de una lista interminable de autores, escuelas y doctrinas. La angustia estaba justificada. Las avalanchas académicas de sabiduría, ya se sabe. Don Joaquin Garrigues, el «divino», con quien tuve el honor de trabajar, era autor de otra frase mítica para sus alumnos: «El Derecho Mercantil es un concepto bifronte». En una visita con mi abuelo Pemán a Miguel Delibes, en su despacho de director del «Norte de Castilla», recordó la frase como brillante y dijo