Opinión

El estado de la Nación

El estado de la Nación

«Por la senda de la confrontación permanente, del unilateralismo, del recorte de libertades y de la remoción de los principios básicos de nuestra convivencia en libertad redescubriremos la tragedia de las dos Españas. Como si todos los españoles fuéramos tan imbéciles como quienes las armaron en anteriores ocasiones»

El primer problema político de España no son los Presupuestos Generales del Estado; es el estado de la convivencia nacional. En los nueve meses de la legislatura en curso la política se ha envilecido como nunca lo había hecho en cuarenta y cinco años. La democracia está hoy sujeta al interés espurio de un sujeto político que ha desnaturalizado un partido para acomodarlo a sus personales ensoñaciones.

Esto no ha sucedido en un partido minoritario, sin relevancia social; ésta es la situación en que se encuentra el PSOE, uno de los dos partidos que han venido turnándose en el Gobierno, con mayor o menor fortuna, durante los últimos años.

La pérdida de su capacidad para representar los intereses propios del