Opinión

Duque y la crue, cómplices del fraude

Duque y la crue, cómplices del fraude

ABC publica hoy una nueva tanda de títulos conseguidos en dos universidades distintas con prácticamente el mismo trabajo académico

El escándalo de los doctorados conseguidos de manera irregular en la Universidad española -entre ellos el del presidente del Gobierno en funciones- va a más. ABC publica hoy una nueva tanda de títulos conseguidos en dos universidades distintas (las públicas de Murcia y Granada) con prácticamente el mismo trabajo académico, avalado por un tribunal con muy parecida composición. Ocurrió el mismo año en que Pedro Sánchez se doctoró en la Camilo José Cela de Madrid plagiando su tesis, de la misma manera que en ese mismo 2012 se doctoró la ex alto cargo de la Comunidad de Madrid Concepción Canoyra, con un texto que contenía plagios de la Wikipedia y «El rincón del vago», que luego le sirvió a un directivo de ese centro para conseguir el doctorado en la Complutense. Todo es tan burdo que casi da vergüenza ajena relatarlo. Pero más sonrojo provoca que las autoridades políticas y académicas no se decidan a investigar seriamente y hasta el final un fraude que tiene todo el aspecto de ser masivo si nos atenemos a la profusión de casos que salen a la luz. Por eso resulta irresponsable la inhibición que está demostrando el ministro de Universidad en funciones, Pedro Duque, al que al parecer le da igual el descrédito y el daño que esta corrupción académica a gran escala (ya son cinco los centros implicados en los trapicheos doctorales) está causando en el prestigio del sistema universitario y a los alumnos que sí realizan un trabajo investigador serio y original, a los que no se ha regalado el título. Y qué decir del silencio también timorato de la Conferencia de Rectores, que sigue sin darse por enterada y que con su corporativista inhibición se convierte, en la práctica, en una especie de cómplice del fraude que está hiriendo de muerte el prestigio de la Universidad española.