Opinión

Contra los abusos de las tecnológicas

Contra los abusos de las tecnológicas

Es tal el tamaño y el poder que han alcanzado las grandes empresas tecnológicas que los abusos cometidos contra los consumidores, los usuarios de estos servicios y otras compañías de la competencia no han hecho otra cosa que dispararse, aprovechando la pasividad de los reguladores, cuyas sanciones no surten efecto. El último capítulo tuvo lugar ayer, después de que la Comisión Europea anunciara la apertura de un expediente contra Amazon para investigar posibles prácticas contrarias a la competencia. Bruselas sospecha que esta plataforma de comercio electrónico utiliza de forma ilegal los datos que obtienen las tiendas y empresas que emplean su web como escaparate para dañar a la competencia y, de este modo, fortalecer el monopolio del mercado online.

No es el único ejemplo. Facebook acaba de recibir una multa de 5.000 millones de dólares en EE.UU. por violar la privacidad de sus usuarios tras el escándalo con la consultora británica Cambridge Analytica, al tiempo que su proyecto de moneda virtual, llamada libra, ha suscitado numerosas críticas preventivas ante la posibilidad de que su lanzamiento facilite el lavado de dinero y el terrorismo financiero. Google, por su parte, acumula ya más de 8.000 millones de euros en multas impuestas por la UE por sus reiteradas prácticas abusivas. Y todo ello sin contar la ingeniería fiscal que usan las tecnológicas para eludir el pago de impuestos. Tanto la normativa vigente como las sanciones aplicadas hasta el momento han resultado inútiles a la hora de evitar este tipo de despropósitos. Es hora de que los gobiernos, nacional y comunitario, pongan en marcha medidas serias y eficaces para que los indudables beneficios que estos gigantes tecnológicos aportan a la sociedad actual no queden ensombrecidos por sus prácticas abusivas.