Opinión

Claro que lo sabían

Claro que lo sabían

El Gobierno de Pedro Sánchez lleva enganchado, desde el 9 de marzo, a la excusa de que nadie conocía la gravedad de la pandemia, ni cuáles eran las medidas necesarias para contenerla

A medida que los datos apuntan a un cierto control de la pandemia en España, también se confirman los que demuestran que el Gobierno llegó tarde a la toma de decisiones y, además, ignoró los planes ya previstos por gobiernos anteriores para situaciones como la actual. En 2006, el Ministerio de Sanidad del gobierno de Zapatero elaboró un Plan Nacional de Preparación y Respuesta ante una Pandemia de Gripe, en el que se advertía de la necesidad de aplicar inmediatamente medidas de contención para frenar los contagios, empezando por el control de viajeros procedentes de áreas de riesgo. También se detallaban las concretas medidas de aislamiento de pacientes y de protección del personal sanitario expuesto al contagio. Todo suena muy actual.

El Gobierno de Pedro Sánchez lleva enganchado, desde el 9 de marzo, a la excusa de que nadie conocía la gravedad de la pandemia, ni cuáles eran las medidas necesarias para contenerla. La mentira sistémica es el método de este Ejecutivo en su relación con los ciudadanos, porque no solo había información suficiente procedente de China, Italia y la OMS sobre la gravedad de la infección, sino también el Gobierno disponía de documentos estratégicos del Ministerio de Sanidad que establecían una pandemia vírica como un riesgo que debía tenerse en cuenta en la política de prevención sanitaria. Recordemos: el 30 de enero, la OMS declaró la emergencia mundial por una expansión general del Covid-19, cuando China ya estaba inmersa en medidas de absoluta anulación de movimientos en Wuhan.

Sánchez no puede pretender engañar a todo el mundo todo el tiempo. Sus decisiones han llegado a destiempo, han estado lastradas por oportunismo partidista (8-M) y han tenido un asesoramiento errático o acomodaticio. Lo sabían y jugaron con fuego. Y, si no lo sabían, no merecen gobernar.