Mundo

Una reunión telemática entre Diosdado Cabello y Maduro despierta suspicacias por la extraña voz del número dos del régimen

Una reunión telemática entre Diosdado Cabello y Maduro despierta suspicacias por la extraña voz del número dos del régimen

La mano derecha del dirigente chavista anunció el 9 de julio que había contraído Covid-19 y esta semana comenzaron a correr rumores sobre su «delicado» estado de salud

Casi un mes sin aparecer en público, Diosdado Cabello tuvo un supuesto contacto telefónico con Nicolás Maduro durante una reunión con dirigentes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), pero su voz, además de estar distorsionada por los errores en la comunicación, era completamente diferente. El primer vicepresidente del PSUV anunció el 9 de julio que había contraído el Covid-19, y su programa de televisión quedó inmediatamente suspendido para aislarse y recibir el tratamiento correspondiente.

Esta semana comenzaron a correr por las redes sociales los rumores sobre el «delicado» estado de salud de Cabello. Sin embargo, el régimen no había informado nada al respecto sobre el «número dos» hasta ayer cuando contactaron. En la reunión telemática con Maduro, todos los dirigentes activaron sus cámaras menos el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente. Pero la voz que sonaba al otro lado de la llamada se escuchaba «disfónica» y con interrupciones por las «fallos» en la conexión a internet. Algo que despertó serias dudas porque ni la voz ni el discurso corresponden a uno de los hombres más poderosos del chavismo.

De inmediato, Maduro reaccionó a los comentarios contrarios en las redes sociales y llamó «imbéciles» a quienes aseguraban que no era Diosdado Cabello y que el régimen había «contratado a un mal imitador». Al cerrar la llamada, Maduro explicó que hubo problemas con el sonido y despotricó contra la oposición. «Ya los escuálidos están diciendo que no es Diosdado. Son unos imbéciles, si no es Diosdado, ¿quién es entonces? ¿Guaidó? ¿Leopoldo López? Tremenda batalla, Diosdado. Te queremos mucho», dijo el presidente chavista arrastrado por la ira.

«No pudimos salir en vivo por motivos de tratamiento médico, que justamente hoy estoy terminando. Estamos ansiosos por volver a la batalla», dijo un Diosdado Cabello convaleciente por vía telefónica. Minutos más tarde envió un mensaje por Twitter para decir: «Qué feliz me siento, la fuerza de nuestro Pueblo, puedo sentirla, recorre mi cuerpo y me sube la moral hasta las nubes, regresar de esta enfermedad, acompañado de las oraciones y el amor del Pueblo no lo cambio por nada, tengan la certeza que Nosotros Venceremos!!».

Cabello, de 57 años, es quien controla la Asamblea Nacional Constituyente y es uno de los hombres sancionados por Estados Unidos desde mayo de 2018. Según el secretario del Departamento del Tesoro, Steve Mnuchin, figuras como Cabello «explotan sus posiciones oficiales para involucrarse en el tráfico de narcóticos, lavado de dinero, malversación de fondos estatales y otras actividades corruptas«. Ese mismo día fue sancionada su mujer Marleny Contreras, a la vez que fueron congelados los supuestos activos que pertenecían a Cabello en Florida, aunque el chavista siempre ha negado las afirmaciones de la Casa Blanca.

Cabello fue el primer funcionario de alto cargo en contraer el virus, seguido por Tareck El Aissami, ministro de Petróleo. Hasta este domingo, Venezuela había registrado más de 20.000 casos de contagio y 174 personas han fallecido desde que en marzo confirmaron la llegada del coronavirus en el país.

Comentarios