Mundo

Un vídeo antiguo de Pablo Iglesias genera un conflicto diplomático con Ecuador

Un vídeo antiguo de Pablo Iglesias genera un conflicto diplomático con Ecuador

El país pidió ayer explicaciones a España creyendo que las críticas del vicepresidente segundo del Gobierno eran recientes

Un vídeo antiguo de Pablo Iglesias ha provocado un conflicto diplomático entre España y Ecuador. El gobierno de Moreno emitió esta tarde un contundente comunicado en el que rechazaba las palabras de Iglesias en contra de la justicia ecuatoriana, sin saber que estas estaban fechadas en 2018. En la nota diplomática entregada en la Embajada de España en Quito lamentaban que los pronunciamientos de Iglesias «comportan una intervención en asuntos internos de otro Estado y exponen una opinión subjetiva, inexacta y grosera».

Horas después, desde el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación han aclarado a la Cancillería ecuatoriana de que el vídeo es de 2018. De todas formas, Gonzalo Ortiz, asesor del responsable de Exteriores ecuatoriano, José Valencia, ha dicho que esperan igualmente una respuesta oficial desde España.

La nota diplomática entregada en la Embajada de España en Quito señalaba que los pronunciamientos del señor Iglesias «comportan una intervención en asuntos internos de otro Estado y exponen una opinión subjetiva, inexacta y grosera sobre el funcionamiento de la administración de justicia del Ecuador»; a la vez que contrasta de modo patente con el excelente estado de las relaciones diplomáticas entre los dos países.

En el vídeo difundido en la cuenta de Twitter de la bancada legislativa correísta, Iglesias decía que el expresidente Rafael Correa es víctima de una campaña mediática, judicial y política: «No podemos consentir la persecución contra los líderes populares que colocaron en el primer plano la dignidad de los pueblos latinoamericanos». Ecuador señala que, a diferencia de lo que acontecía durante la Presidencia del señor Correa, la Fiscalía General del Estado, que presentó los cargos en contra del exmandatario, y la Función Judicial gozan en la actualidad de total independencia y autonomía frente al Ejecutivo.

En otra parte del comunicado, la Cancillería señalaba que las palabras de Iglesias distorsionan, sin fundamento, la acción de la justicia ecuatoriana del caso Sobornos 2012-2016, que fue llevada a la justicia por la Fiscalía. Y remarca que el mensaje y el vídeo se publica «por extraña coincidencia» en la antesala del pronunciamiento de los tribunales ecuatorianos sobre la apelación del expresidente. Como decimos, la queja ecuatoriana se emitió antes de conocer que las palabras de Iglesias eran anteriores a su llegada al Gobierno de Pedro Sánchez.

En abril pasado, el expresidente Rafael Correa fue sentenciado a ocho años de prisión por cohecho, en una trama de corrupción que involucra a su ex vicepresidente Jorge Glas, así como varios de sus exministros y altos cargos de esa administración, por recibir aportes indebidos de empresas para su movimiento político Alianza País, a cambio de adjudicar contratos del Estado. Diez empresarios igualmente fueron sancionados, como actores directos. El expresidente, que reside en Bélgica, también enfrenta otro juicio por secuestro al exlegislador y exaliado suyo Fernando Balda. El proceso está suspendido porque, a diferencia del caso «Sobornos», este no puede ser juzgado en ausencia.