Mundo

Un oligarca ruso muere misteriosamente atropellado por un coche en el sur de Londres cuando paseaba a su perro

Un oligarca ruso muere misteriosamente atropellado por un coche en el sur de Londres cuando paseaba a su perro

Dimitry Obretetsky, un empresario ruso de 49 años, ha sido identificado como la víctima mortal de un atropello ocurrido el 25 de noviembre y en el que participaron tres coches. La muerte se produjo en las inmediaciones de su mansión de 7 millones de euros en Surrey, conocida como la Hamiton Houste, al sur de Londres.

Se trata del tercer oligarca muerto en circunstancias sospechosas en la misma y opulenta zona de la capital británica desde el 2012, cuando falleció Alexander Perephilichy mientras hacía 'jogging'. En el 2013 fue encontrado ahorcado en su casa Boris Berezovsky. Antes, en el 2008, murió también al sur de Londres el oligarca Badri Partarkatsishvilly, nacido en Georgia.

A diferencia de Berezovsky, Obretetsky no había expresado públicamente sus críticas a Putin y visitaba Rusia con relativa asiduidad. Su ex socio Dimitri Tozik, con quien creó la compañía Evraz-Building en el 2008 en su Volvogrado natal, fue sin embargo encarcelado recientemente tras ser extraditado desde Bielorrusia. Obretetsky fue también acusado en su día de bancarrota deliberada y acusado del impago de 350.000 euros a sus trabajadores.

El atropello mortal, en el que también murió su perro, Oscar, ocurrió el 25 de noviembre, pero la policía británica no había revelado su identidad hasta que su nombre fue difundido por medios rusos. Su amigo Pavel Borovkov declaró a la revista rusa Life que el atropello ocurrió en circunstancias extrañas a primera hora de la tarde: "La gente suele ser muy cuidadosa conduciendo en el Reino Unido... No descarto que fuera golpeado expresamente".

La mansión de Obretetsky está cerca de una propiedad de Roman Abramovich, el presidente del Chelsea. Se desconoce si eran amigos, pero Obretetsky se dejaba caer frecuentemente por el estadio de Stamford Bridge junto a su hijo Ilya, de 22 años. El empresario ruso estaba casado y tiene otras dos hijas más pequeñas.

La policía británica se limitó a informar que "un hombre murió tristemente" una colisión en Warren Lane, en la que se vieron involucrados tres coches. "El perro con el que paseaba también murió en la escena", añadió la escueta nota policial, que no daba más detalles sobre el incidente.