Mundo

Trump insiste en relajar el distanciamiento y quiere que EE.UU. esté «en marcha» en Semana Santa

Trump insiste en relajar el distanciamiento y quiere que EE.UU. esté «en marcha» en Semana Santa

Apoya que el confinamiento solo afecte a la población vulnerable y que el resto vuelva a trabajar manteniendo distancia física y precauciones

Donald Trump redobló este martes su apuesta de priorizar la economía en la respuesta a la crisis del coronavirus. El nuevo lema del presidente de EE.UU. es que «la cura no puede ser peor que el problema» y ayer lo repitió en una comparecencia junto a su grupo de trabajo para el coronavirus con Fox News, la cadena de televisión que más le apoya, desde la Casa Blanca.

La idea de Trump es evaluar las directrices de distanciamiento de la Casa Blanca cuando acabe el periodo de quince días que estableció el 16 de marzo, es decir, el próximo lunes.

«Esto ha sido muy duro y desestabilizador», dijo sobre el establecimiento de medidas de distanciamiento, trabajo desde casa o cierre de colegios. «Pero tenemos que volver al trabajo y la gente puede volver a sus trabajos y hacerlo con cabeza», dijo Trump, que apunta a preferir que el confinamiento solo afecte a la población vulnerable y que el resto vuelva a trabajar manteniendo distancia física y precauciones como el lavado habitual de manos.

«Me gustaría que el país estuviera en marcha el domingo de Pascua», dijo el presidente de EE.UU. en un calendario que parece difícil de asumir. La epidemia crece de manera exponencial en el país, con casi 50.000 casos y un salto de más de 6.500 en 24 horas. La situación es especialmente crítica en lugares como Nueva York, que acumula más de 25.000 casos y donde el colapso sanitario está a la vuelta de la esquina, con déficit de decenas de miles de camas hospitalarias y ventiladores para hacer frente a los casos más graves.

«¿Cómo vas a parar al país más exitoso del mundo?», se preguntó Trump. «Todos los años perdemos miles y miles de personas por la gripe y no paramos el país. Perdemos más gente en accidentes de tráfico y no decimos a las compañías que dejen de fabricar coches».

La nueva postura de Trump ha sido combatida por la oposición demócrata y por buena parte de la comunidad médica. Desde que la adoptado, no ha aparecido en sus comparecencias Anthony Fauci, la autoridad del Gobierno en enfermedades infecciosas, y la voz más respetada en la opinión pública del grupo de trabajo de la Casa Blanca contra el coronavirus.

«Va a morir más gente si ponemos al país en recesión o en depresión», defendió Trump y citó la posibilidad del aumento de suicidios, aunque no dio ningún dato para respaldar esa afirmación.