Mundo

Trump felicita a Johnson por su «gran victoria» y le ofrece un tratado comercial

Trump felicita a Johnson por su «gran victoria» y le ofrece un tratado comercial

La derrota de Corbyn alarma a la parte más a la izquierda del Partido Demócrata, que daba por hecho que ganaría

El presidente de Estados Unidos ha felicitado a Boris Johnson por su «gran victoria» en las elecciones del jueves en Reino Unido y le ha ofrecido ya de entrada un acuerdo comercial entre ambos países que «puede ser mayor y más lucrativo que ningún tratado que podría alcanzarse con la Unión Europea».

Para Trump, el rotundo triunfo de Johnson es también en cierto modo una victoria personal. El presidente norteamericano nunca ha ocultado su preferencia por el líder conservador británico, y en muchas ocasiones ha defendido, aun en campaña electoral, que Johnson es la persona idónea para liderar Reino Unido en esta coyuntura.

El mensaje de Trump, por medio de la red social Twitter, llegó incluso horas antes de que finalizara el recuento, cuando las encuestas a pie de urna ya reflejaban el buen resultado de los conservadores y el hundimiento de los laboristas y su líder, Jeremy Corbyn. «A celebrar, Boris», dijo el presidente estadounidense en la madrugada del viernes.

Ya en el pasado, Trump le ha ofrecido a Reino Unido un acuerdo en materia de comercio para compensar las pérdidas que pueda ocasiones la salida de Reino Unido de la Unión Europea. El presidente estadounidense ha transformado el tratado de libre comercio con Canadá y México, y ha aplicado duros aranceles sobre la Unión Europea y China.

Para Trump, casi tan valiosa es la victoria de un aliado ideológico y amigo personal como la dramática derrota de Corbyn, con quien se han alineado algunos destacados políticos demócratas que batallan por hacerse con el control del partido ante un año crucial de elecciones como será el próximo. En noviembre de 2020 se elige presidente y se renueva la totalidad de la Cámara y un tercio del Senado.

Preocupación entre los demócratas

El jueves, día de la votación en Reino Unido, la diputada neoyorquina Alexandria Ocasio-Cortez compartió en redes sociales un vídeo que elogiaba al laborismo y a Corbyn y criticaba duramente a Johnson. «Este vídeo es sobre Reino Unido pero podría ser sobre EE.UU. La acumulación de riqueza por parte de unos pocos ocurre en detrimento de vidas personales», decía Ocasio-Cortez.

Los titulares de análisis y tribunas en la prensa matutina de este viernes en EE.UU. reflejan la grave preocupación que la derrota de Corbyn provoca entre esos sectores demócratas, sobre todo porque una gran parte de la izquierda en Norteamérica pensaba que la victoria de Corbyn era inevitable.

Es cierto que no todos los demócratas pensaban así, y hay un buen número de ellos, incluidos líderes en el Capitolio como la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, que han guardado una cautelosa distancia en estas elecciones, alarmados por las acusaciones de antisemitismo contra Corbyn.

En EE.UU. existe una amplia aversión hacia el boicot a Israel, y Trump emitió un decreto hace días con el que pretende condenar esas campañas como violaciones de los derechos civiles del pueblo judío.

Trump, en su felicitación a Johnson, parece no tenerle en cuenta a este último su participación en una reciente conversación, grabada de forma subrepticia, en la que varios líderes mundiales, incluido el presidente francés, Emmanuel Macron, y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, se burlaban de él por su locuacidad. Esa conversación tuvo lugar al término de la última cumbre de la OTAN, durante la cual Johnson guardó cierta distancia de Trump, consciente como es de que el presidente estadounidense no es alguien extremadamente popular entre el electorado británico.