Mundo

Trump aviva la guerra tecnológica con China con ataques a TikTok y WeChat

Trump aviva la guerra tecnológica con China con ataques a TikTok y WeChat

El presidente da 45 días para que las dos compañías rompan todo lazo con EE.UU.

La guerra tecnológica entre EE.UU. y China vive un nuevo episodio después de que Donald Trump firmara este jueves dos órdenes ejecutivas contra dos plataformas punteras del gigante asiático: TikTok y WeChat.

«La expansión en EE.UU. de aplicaciones móviles desarrolladas y bajo propiedad de la República Popular de China continúa amenazando la seguridad nacional, la política exterior y la economía de EE.UU.», defendió el presidente de EE.UU. en dos órdenes prácticamente gemelas. Los textos prohíben cualquier transacción con TikTok o WeChat por parte de cualquier persona o que incluya a propiedades bajo jurisdicción de EE.UU. Las órdenes entran en vigor en 45 días.

Los ataques contra TikTok, la red social de moda en EE.UU., vienen desde la semana pasada, cuando Trump anunció su intención de vetar la plataforma favorita del público joven, donde se comparten vídeos de bailes, «playback» de canciones o habilidades culinarias. Para la Administración Trump, la recopilación de información personal de usuarios -al igual que hacen el resto de redes sociales- por parte de una compañía china es una amenaza a la seguridad nacional. TikTok tiene cien millones de usuarios en EE.UU., según la compañía, que emplea a 1.500 personas en el país y cuyo consejero delegado, un exejecutivo de Disney, es estadounidense. La red social es propiedad de ByteDance, una tecnológica china con sede en Pekín. La compañía ha asegurado que almacena los datos de los usuarios en servidores en EE.UU. y que no los comparte ni lo hará en el futuro con el Gobierno de China.

WeChat es un gigante tecnológico mundial, con cerca de mil millones de usuarios. Es la plataforma más popular en China y en las comunidades de inmigrantes y descendientes de chinos en todo el mundo. Ofrece herramientas de comunicación, redes sociales y servicios financieros. Es propiedad de Tencent, la mayor tecnológica de Asia en capitalización de mercado, que ayer registraba en bolsa caídas de alrededor del 7% por la noticia.

La redacción de las órdenes ejecutivas es muy vaga y no está clara cuál será la extensión de sus efectos. En el caso de TikTok, está claro que exige la venta de su negocio en EE.UU. a una compañía estadounidense en un plazo de 45 días, de lo contrario exigirá el cese de operaciones. Es una amenaza que ya había adelantado la semana pasada Trump y que provocó negociaciones para la venta entre TikTok y Microsoft.

El impacto en WeChat es menos claro, y está por ver si afecta a cientos de miles de cuentas de la plataforma en EE.UU. o a las operaciones de Tencent en el país, que tiene inversiones amplias aquí, como en el sector de los videojuegos.

Los ataques contra tecnológicas chinas -antes fueron compañías como Huawei o ZTE- están dentro de la escalada de tensiones entre Washington y Pekín, que han salpicado a las reclamaciones territoriales de China en el Mar del Sur o a sanciones a altos cargos del Partido Comunista chino por los abusos a las minorías musulmanas en la región de Xinjiang. Ayer, el Tesoro de EE.UU. impuso sanciones contra altos cargos de Hong Kong, el territorio autónomo bajo soberanía china, al que Pekín sometió en junio a una ley de seguridad autoritaria. La principal afectada es Carrie Lam, la autoridad ejecutiva de la isla, a la que la Administración Trump acusa de «implementar las políticas de supresión de libertad y de procesos democráticos».

Ver los comentarios