Mundo

TikTok y WeChat: así son las dos aplicaciones chinas vetadas por Trump

TikTok y WeChat: así son las dos aplicaciones chinas vetadas por Trump

El presidente de Estados Unidos ordenó que fueran prohibidas en un plazo de 45 días, mediante una orden ejecutiva

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha firmado una orden ejecutiva para vetar, en un plazo de 45 días, a TikTok y WeChat. Con su ofensiva contra las dos empresas chinas, la lucha entre Washington y Pekín da un nuevo paso, en una pelea que vive uno de sus enfrentamientos más encarnizados en el campo tecnológico.

A pesar de su popularidad, sustentada en más de 2.000 millones de descargas en todo el mundo, TikTok lleva años en el ojo del huracán debido a sus políticas de privacidad. Y es que el servicio, basado en la publicación de vídeos musicales divertidos, coloca todo el contenido que se comparte en su interior como público. Es decir, todos los vídeos que se producen se pueden consultar por cualquiera que haya descargado la aplicación en el teléfono móvil; independientemente de la edad de quien la emplea. El algoritmo de jerarquización de la plataforma, además, está diseñado para ofrecerle al usuario los contenidos que mejor se adapten a su historial de navegación, incluso sin haberse registrado previamente.

Asimismo, la aplicación, que es propiedad de la empresa china ByteDance, recopila un gran listado de datos personales. Según ha comprobado este diario, el servicio, creado en 2018 tras la fusión con Musical.ly, acumula información del historial de navegación, la geolocalización, el modelo de dispositivo móvil e, incluso, lee periódicamente hasta el portapapeles empleado en el momento en el que un usuario copia y pega. Se cree también que se ha desplegado un plantel de «influencers» de manera artificial para generar aún más adicción entre los usuarios británicos.

El principal temor de Estados Unidos es que TikTok sea una herramienta al servicio del régimen comunista chino. Así se manifestó el secretario de Estado Mike Pompeo recientemente cuando acusó directamente a la empresa de estar «cediendo información a los comunistas chinos». Si Huawei es considerado por el gobierno estadounidense como un instrumento con vínculos en el gobierno asiático, se cree que esta «app» es otra pata más de esas estrechas relaciones. Aunque todavía no se ha podido demostrar. De hecho, la compañía propietaria asegura que los datos se alojan en servidores fuera de China.

WeChat, la copia de Facebook

A diferencia de TikTok, la aplicación WeChat, propiedad de la empresa TenCent, es un fenómeno que ha crecido, fundamentalmente, gracias al enorme éxito que ha conseguido en el interior de la propia China. La plataforma, que aúna funcionalidades de mensajería instantánea con llamadas telefónica, un servicio de pago y un muro al estilo de Facebook, cuenta con 1.200 millones de descargas; aunque -teniendo en cuenta la cantidad de instalaciones a través de App Store y Google Play Store- la amplia mayoría de usuarios son residentes en el país asiático. Allí es, con diferencia, la red social más empleada por la ciudadanía.

Como ocurre con TikTok, WeChat recoge datos personales sobre los usuarios que la emplean; como es el caso del nombre, el correo o el número de teléfono. Sin embargo, la red social promete que todos estos datos están fueran del control del Gobierno chino. Según figura en las políticas de privacidad de la compañía, la información se almacena y se procesa en servidores que están ubicados en Canadá y Hong Kong.

El reciente veto de Donald Trump a la aplicación supondrá un aprieto para todos aquellos chinos ubicados en Estados Unidos que empleaban su servicio para permanecer en contacto con sus familiares. Recordemos que el régimen comunista asiático no permite a sus ciudadanos el uso de aplicaciones de redes sociales desarrolladas en países occidentales. Esto imposibilita que los chinos puedan utilizar plataformas como Facebook, WhatsApp o Instagram a no ser que empleen una red VPN que no haya sido bloqueada previamente por el Gobierno.

Ver los comentarios