Mundo

Reino Unido y la UE salvan con una nueva prórroga el caos del Brexit sin acuerdo

Reino Unido y la UE salvan con una nueva prórroga el caos del Brexit sin acuerdo

El 'premier' Boris Johnson y la presidente de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, han vuelto a hablar telefónicamente entre "signos de movimiento" en las negociaciones del acuerdo comercial del Brexit. Los dos líderes fijaron la fecha límite del domingo para decidir si había una última posibilidad de entendimiento o si deciden optar por la solución del 'no deal', lo que tendría un grave impacto económico a ambos lados del Canal de la Mancha.

No obstante, Von der Leyen ha anunciado esta misma mañana que las negociaciones continuarán.. "Tuvimos una llamada telefónica útil esta mañana. Discutimos sobre los principales temas no resueltos. Nuestros equipos negociadores han estado trabajando día y noche durante los últimos días.Y a pesar del agotamiento después de casi un año de negociaciones, a pesar de que los plazos se han incumplido una y otra vez, creemos que en este momento es responsable hacer un esfuerzo adicional. En consecuencia, hemos encomendado a nuestros negociadores que continúen las conversaciones y vean si se puede llegar a un acuerdo incluso en esta última etapa", ha asegurado la presidenta de la Comisión Europea en un comunicado.

Poco después del anuncio y de consultar con los miembros de su gabinete, Johnson reconoció, sin embargo, que las conversaciones entre Londres y Bruselas siguen "aún muy lejos en los asuntos clave" de la negociación.

"Pase lo que pase, el Reino Unido estará muy muy bien", ha añadido el 'premier', dejando de nuevo la puerta abierta a la posibilidad del 'no deal'.

Principales escollos

Sobre la mesa,los tres escollos principales: las cuotas pesqueras de la flota de la UE en aguas británicas, el "mismo nivel de juego" en subsidios estatales, transparencia fiscal y estándares ambientales y laborales y la "gobernanza" del hipotético acuerdo, que se ha destapado a última hora el mayor obstáculo.

En recientes declaraciones, Boris Johnson ha acusado precisamente a Bruselas de enturbiar las negociaciones en las últimas semanas con las propuesta de una "equivalencia" en futuras leyes, que a su entender dejaría al Reino Unido en la "órbita regulatoria" de la UE. El 'premier' ha defendido incluso el 'no deal' como "una solución maravillosa que nos permitiría hacer lo que quisiéramos a partir del 1 de enero" (cuando expira el período de transición del Brexit).

Johnson intentó infructuosamente mantener conversaciones bilaterales con el presidente francés, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel. Los dos le indicaron que la intermediaria final en las negociaciones sigue siendo Ursula Von der Leyen, con quien el 'premier' mantuvo una cena en Bruselas el miércoles pasado. En esa reunión quedó fijada la fecha límite del domingo para tomar "una decisión firme", aunque los dos equipos han dejado entrever la posibilidad de extender las conversaciones unos cuantos días más si existiera la posibilidad de un avance en los tres temas clave.

Planes de contingencia

Como trasfondo a las conversaciones, tanto la UE como el Gobierno británico han puesto en marcha su planes de contigencia ante la posibilidad de un 'no deal'. La decisión de Johnson de amenazar con el despliegue de cuatro patrulleras de la Royal Navy para proteger las aguas territoriales británicas a partir del 1 de enero -frente posibles injerencias de flota comunitaria- ha causado malestar en Bruselas e incluso en los banquillos de los diputados conservadores.

Las colas de camiones con destino al Eurotúnel superan ya los 15 kilómetros en Calais y los contenedores se acumulan en los puertos británicos, entre los primeros problemas en las cadenas de suministro que están afectando ya a los fabricantes de automóviles y a compañías como Ikea. Los grandes supemercados han advertido que un 'no deal' podría traducirse en un aumento del 5% en la cesta de la compra de los británicos.