Mundo

Recogida de firmas y protestas contra la perpetuación de Putin

Recogida de firmas y protestas contra la perpetuación de Putin

En Moscú se reunieron unas 5.000 personas en medio de un fuerte despliegue policial

Activistas del movimiento opositor «Niet» (no en ruso), así denominado porque llamaron a votar en contra de las reformas constitucionales promovidas por el presidente Vladímir Putin para poder extender dos mandatos más su permanencia en el poder, organizaron ayer en Moscú y San Petersburgo una recogida de firmas con manifestación incluida, no autorizada, con la intención, aseguran, de revertir el resultado de la consulta popular de hace dos semanas. La protesta no se saldó sin los acostumbrados arrestos.

Putin obtuvo en aquel plebiscito un apoyo a sus enmiendas constitucionales del 77,92%, el mayor conseguido hasta ahora por él incluso en unos comicios presidenciales. Pero todas las organizaciones opositoras rusas y también otras menos beligerantes con el Kremlin, como el Partido Comunista, no reconocieron los resultados oficiales.

El acto de ayer, además de contar con los partidarios de «Niet», tuvo la participación del Partido Libertario, el movimiento «Vesná» (primavera) y Rusia Abierta. Ésta última formación patrocinada por el antiguo patrón de la petrolera Yukos, Mijaíl Jodorkovski, que a su vez promueve el movimiento «Niet». Jodorkovski pasó 10 años en la cárcel por delitos económicos, según él inventados, aunque la causa real parece que tuvo que ver con la financiación de partidos de oposición, algo que contrarió mucho a Putin.

La recogida de firmas discurrió ayer en la plaza Pushkin de Moscú y en la avenida Nevski de San Petersburgo en medio de un fuerte despliegue policial que ahuyentó a muchos posibles firmantes. Aún así, en la capital rusa se reunieron unas 5.000 personas bajo una lluvia intermitente y hasta torrencial a veces. Muchos llevaban pancartas contra la eternización de Putin mientras la mayoría prefirieron corear eslóganes de repulsa contra el presidente ruso. Entre los asistentes, que gritaron también repetidamente «¡Rusia será libre!» y «¡libertad para Furgal!», el gobernador de Jabárovsk acusado de asesinato acudió la componente del grupo Pussy Riot, María Aliójina, que estuvo casi dos años en prisión después de la sonada representación musical en el altar de la Catedral de Cristo Salvador de Moscú implorando a la virgen que librase al país de Putin. Aliójina dijo haber estampado su firma en el escrito y criticó la reforma impulsada por el jefe del Estado de la Ley Fundamental, que calificó de «golpe de Estado anticonstitucional». Al final, la Policía empezó a practicar detenciones.

En declaraciones a la radio Eco de Moscú, el líder de «Niet», Andréi Pivovárov, explicó que las firmas recogidas serán presentadas ante el Tribunal Supremo de Rusia. En el documento pone «no a las enmiendas». «Pretendemos demostrar que la gente se opone a las enmiendas constitucionales, que rechaza que Putin siga en el poder hasta 2036», manifestó el dirigente opositor.

«A pesar de que los cambios en la Carta Magna ya han sido adoptados, fueron decenas de millones de personas las que votaron en contra», añadió. El movimiento «Niet» sacó a su gente a la calle el pasado día 1, inmediatamente después de que la Comisión Electoral Central proclamara la victoria de Putin en la consulta constitucional. La concentración tuvo lugar en la plaza Pushkin y se repitió al día siguiente. Por eso, Pivovárov fue objeto de un registro policial y estuvo detenido durante varias horas.