Mundo

Netanyahu retira la petición de inmunidad y arranca de manera formal su procesamiento por corrupción

Netanyahu retira la petición de inmunidad y arranca de manera formal su procesamiento por corrupción

Este no le inhabilita para presentarse a las elecciones del 2 de marzo, las terceras elecciones que vivirá Israel en menos de un año

Benjamin Netanyahu esperó hasta el último suspiro para mover ficha y cuando el parlamento estaba a punto de aprobar la comisión que debía estudiar su petición de inmunidad, decidió retirar su demanda. A las pocas horas de conocer este anuncio, el fiscal general del Estado, Avijai Mandelblit, presentó formalmente en los tribunales la acusación por corrupción del primer ministro y se dio inicio formal a su procesamiento. «No dejaré que mis adversarios políticos utilicen esto para enturbiar el proceso histórico que estoy liderando», declaró Netanyahu desde Estados Unidos, a donde viajó para compartir con Donald Trump protagonismo en la presentación del »plan del siglo». Este inicio del procesamiento no le inhabilita para presentarse a las elecciones del 2 de marzo, las terceras elecciones que vivirá Israel en menos de un año.

El movimiento del primer ministro fue in extremis, pero no inesperado ya que esto le permite evitar un proceso en el que tenía todas las de perder debido a que no cuenta con mayoría suficiente de apoyo en la cámara. El líder de la coalición Azul y Blanco, la fuerza más votada en las últimas elecciones, Benny Gantz, señaló sobre su rival que «se va a juicio y nosotros debemos continuar hacia adelante». Según las palabras del ex jefe del Ejército, que el 2 de marzo volverá a intentar ser el más votado y formar gobierno, «los ciudadanos de Israel tiene una elección clara: un primer ministro que trabaje para ellos o un primer ministro que esté preocupado por él mismo».

Después de tres años de investigaciones, el fiscal general anunció en noviembre su decisión de imputar a Netanyahu por los delitos de soborno, fraude y abuso de confianza. Los casos contra Netanyahu son los conocidos como «Caso 1000», en el que será imputado por fraude y violación de confianza por recibir regalos por un valor de unos 180.000 euros de empresarios millonarios de Hollywood, a cambio de favores. El «Caso 2000», en el que le imputan también por fraude y violación de confianza debido a la conspiración con el dueño del diario «Yedioth Ahronoth» a cambio de obtener una cobertura favorable. El último caso en explotar, y el más grave, es el «Caso 4000», en el que hará frente a cargos por sobornos, fraude y violación de confianza tras presionar para garantizarse una cobertura informativa favorable para él y su mujer a Walla, portal de noticias propiedad de Shaul Elovitch, principal accionista de Bezeq, el gigante de las telecomunicaciones en el país. A cambio, le habrían ofrecido favores gubernamentales en forma de regulaciones que reportaron millones de dólares a su compañía.

En total se enfrenta a penas de más de diez años de prisión, pero el proceso no parece que vaya a ser rápido. Pueden pasar meses hasta que empiece el juicio y en caso de ser declarado culpable, Netanyahu podría seguir en la vida política hasta agotar todos los recursos y apelaciones posibles, algo que podría demorarse años.