Mundo

Navalny es arrestado al cruzar el control de pasaportes en Moscú

Navalny es arrestado al cruzar el control de pasaportes en Moscú

El opositor ruso Alexei Navalny se subió esta tarde al avión rumbo a Moscú después de meses de convalecencia en Alemania por la intoxicación que sufrió en Rusia en agosto y que casi le cuesta la vida.

Navalny anunció la semana pasada que se disponía a regresar a Rusia para seguir con su lucha política contra Vladimir Putin, a quien acusa de haber ordenado su envenenamiento con el agente nervioso Novichok.

Sus seguidores le esperan hoy en el aeropuerto de Vnukovo, donde ahora mismo hay detenciones en la calle frente al aeropuerto y la policía ha cerrado la zona de llegada de vuelos internacionales. Sin embargo se desvió al de Sheremetevo, donde ha sido arrestado al cruzar el control de pasaportes.

En el otro aeropuerto le esperan las autoridades rusas, que se disponían a detenerlo por haber violado las condiciones de una condena por corrupción que está cumpliendo en régimen abierto. "El aeropuerto de Vnukovo está lleno de policía, no había visto tantos en mi vida", explicaba a EL MUNDO una azafata desde dentro de la terminal. Las autoridades rusas han restringido el acceso de los periodistas a la zona.

Navalny puede ser detenido en el propio aeropuerto. Los medios rusos especulaban con que el avión puede aterrizar en otro aeropuerto o incluso en otra ciudad. El opositor ha dicho que jamás se ha planteado, pese a las amenazas, la posibilidad de no volver a Rusia. Preguntado por si habrá nuevas investigaciones sobre la corrupción de la élite en Rusia, Navalny fue categórico: "¡Por supuesto, por eso vuelvo!"

Justo antes de despegar, Navalny compartió un vídeo en Instagram en el que aparece junto a su mujer. "Chico, tráenos un poco de vodka, estamos volando a casa", dijo Yulia Navalnaya, sentada junto a su marido en la fila 13 del aparato.

En el avión embarcaron varios periodistas. Cuando se le preguntó si se siente como un héroe, el político respondió que se siente como un "ciudadano de Rusia que tiene todo el derecho a regresar a casa".

Navalny se expone a un nuevo atentado contra su vida. Pero sobre la mesa tiene en primer lugar problemas legales. Durante el tiempo que ha estado recuperándose en Alemania, Navalny no se ha presentado periódicamente ante las autoridades penitenciarias, como establece su 'régimen abierto'. Además la justicia ha abierto un nuevo caso contra él por malversación.

OPOSITORES ARRESTADOS

La oposición denuncia que el régimen de Putin está recrudeciendo la represión contra ellos. Pavel Zelensky, miembro de la Fundación Anticorrupción del opositor que lidera Navalny, fue encarcelado ayer por un tribunal de Moscú por cargos de incitación al extremismo en Internet. Zelensky es operador de cámara en la Fundación Anticorrupción de Navalny, consagrada en investigar casos de corrupción del Gobierno ruso.

La condena es por un tuit, publicado en octubre pasado, que incluía una foto de una periodista rusa, Irina Slavina, que se suicidó quemándose frente a una sucursal del Ministerio del Interior tras un registro policial.

Durante el domingo los medios rusos informaron de la detención, en el propio aeropuerto, de al menos otro opositor, Dimitri Beskorovainy.