Mundo

Minnesota moviliza al Ejército para contener los disturbios raciales

Minnesota moviliza al Ejército para contener los disturbios raciales

Los empleados de la destilería Du Nord Craft Spirits, en Minneapolis, que había sido modificada en los últimos días para que en vez de alcohol pudiera producir desinfectante con el que combatir el coronavirus, pusieron una serie de carteles que decían: "Éste es un negocio propiedad de un negro". Pero no dejaron las señales en todas las instalaciones. El viernes, las partes de la destilería que no tenían esos signos habían sido impecablemente saqueadas. Las que los tenían, estaban intactas.

"Espero que la comunidad mantenga la calma, y mantenga las protestas centradas en lo que es importante: la muerte de George Floyd, y que no deje que se transformen en lo que fueron ayer y anteayer, cuando degeneraron en una destrucción total", declaró el viernes el dueño de Du Nord Craft Spirits, Chris Montana, a la cadena de televisión CNN, a la que había facilitado fotos y vídeos de la selectiva destrucción de su negocio.

Sus palabras no fueron escuchadas. En la noche del viernes al sábado, más de 20 ciudades de Estados Unidos vivieron una masiva oleada de protestas y violencia por el asesinato a manos del policía Dereck Chauvin -de raza blanca- de George Floyd, un afroamericano de 46 años que había sido denunciado por usar un billete falsificado de 20 dólares (18 euros) en una compra en Minneapolis.

La violencia ha llegado a una situación tal que hoy, el gobernador de Minnesota, el demócrata Tim Walz, ha ordenado la puesta en estado de alerta de toda la Guardia Nacional del estado, por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial. La decisión de movilizar la Guardia Nacional, que es parte de la Reserva del Ejército de EEUU, obedece a lo que Walz ha calificado de "una situación que no tiene nada que ver con la muerte de George Floyd", sino que "tiene que ver con ataques a la sociedad civil, la propagación del miedo, y alterar la vida en nuestras grandes ciudades".

La movilización de los 13.000 efectivos de la Guardia Nacional de Minnesota es el mayor despliegue de fuerza en ese territorio desde las guerras que exterminaron a la mayor parte de la población indígena hace 160 años, cuando el estado ofrecía una recompensa de 200 dólares, una cantidad fabulosa para la época, por cada aborigen muerto.

Walz ha alegado que las dos grandes ciudades del estado, Minneapolis y St. Paul, que en realidad forman una sola zona urbana, "están bajo asalto", y ha declarado que el 80% de los manifestantes violentos proceden de fuera del estado, aunque no ha dado ninguna prueba que avale esa afirmación. A día de hoy, ya hay desplegados 2.500 soldados de la Guarda Nacional en las calles de Minneapolis y St. Paul.

En Washington, cientos de personas trataron el viernes por la noche de romper las barreras que protegen la Casa Blanca. En la ciudad de Atlanta, en Georgia, los actos vandálicos se dirigieron contra la sede de la cadena de televisión CNN, paradójicamente una empresa informativa que ha mostrado una considerable simpatía con los manifestantes. La Guardia Nacional de ese estado también ha sido puesta en estado de alerta. Asimismo, Kentucky ha adoptado la misma decisión, aunque en ese estado las protestas se deben al asesinado de la afroamericana Breonna Taylor, que resultó muerta en un enfrentamiento entre su novio y la policía en el mes de marzo. Las manifestaciones y protestas también ha llegado a las dos mayores ciudades del país, Nueva York y Los Angeles, y han alcanzado una considerable violencia en la segunda de esas capitales.