Mundo

Merkel impone a los estados alemanes el cierre de la gastronomía y el ocio durante cuatro semanas

Merkel impone a los estados alemanes el cierre de la gastronomía y el ocio durante cuatro semanas

Entre las medidas para frenar el rebrote del Covid, se prohíben las reuniones de más de dos núcleos familiares y se limitan las pernoctaciones en hoteles

Algunos presidentes regionales no querían, como el Turingia, porque en sus territorios hay menos contagios, pero Angela Merkel ha impuesto un cierre de toda la gastronomía y el ocio en toda Alemania, desde el 2 de noviembre y hasta finales de ese mes, junto a la prohibición de reuniones de más de dos núcleos familiares y pernoctaciones en hoteles que no sean absolutamente necesarias o expresamente no turísticas.

«Por eso necesitamos en noviembre, desde el 2 de noviembre, un esfuerzo nacional que durará hasta el final de ese mes, aunque cada dos semanas nos volveremos a reunir, el Estado y los Bundesländer, para volver a verificar si las medidas siguen siendo necesarias y decidir en consecuencia. Así esperamos en diciembre, naturalmente con las medidas de higiene y distancia, recuperar la vida pública tal y como la disfrutamos ahora», ha anunciado la canciller alemana ante el rebrote del Covid-19 en el país.

Colegios y guarderías siguen abiertos, ese es otro de los objetivos, además de preservar la campaña navideña, tan importante para el cierre del año de la economía alemana. Los servicios religiosos también porque, al igual que el derecho de manifestación, ha recordado Merkel, el derecho a la religión está protegido por la Constitución, que sigue en vigor durante la pandemia.

Ayudas a los sectores más afectados

Para paliar el choque económico en los sectores más afectados, el Gobierno destinará hasta 10.000 millones de euros en ayudas cuyos detalles serán hechos públicos en los próximos días por el ministro de Economía, Peter Altemeier. Restaurantes, instituciones culturales podrán recibir esas ayudas, además de todas las competiciones deportivas profesionales que tendrán que celebrarse a puerta cerrada, mientras que las de aficionados quedan prohibidas.

La canciller ha advertido de que actualmente no es posible conocer el origen del 75% de los nuevos contagios que se detectan. «Se ha duplicado la cifra de nuevos contagios en una semana. Tenemos que actuar ahora», ha pedido a los ciudadanos su cooperación y solidaridad con los grupos de riesgo.

Ver los comentarios