Mundo

McDonald's entra en la carrera diplomática

McDonald's entra en la carrera diplomática

Los estadounidenses que viajen a Austria podrán acudir a los restaurantes de comida rápida como si fuesen embajadas de su país

Las 200 filiales de la empresa de comida rápida McDonald';s en Austria han pasado a convertirse en una extensión de los servicios diplomáticos y consulares de EE.UU. en este país gracias a un acuerdo que ha permitido a la Embajada norteamericana anunciar que «los ciudadanos estadounidenses que viajen a Austria y que se encuentren en apuros y sin una forma de ponerse en contacto con la embajada de EEUU pueden entrar (...) en cualquier McDonald';s en Austria y el personal les ayudará».

El acuerdo ha sido firmado a iniciativa del embajador de EEUU en Austria, Trevor Traina, y anunciado en Facebook. Una nueva línea de comunicación confidencial ha sido puesta en marcha para conectar a las filiales de McDonald';s con la misión diplomática y para «informar debidamente sobre un pasaporte perdido o robado» o simplemente «para solicitar asistencia de viaje», indican fuentes de la Embajada. Además, el personal de McDonald';s ayudará a los estadounidenses en otras tareas, como ponerse en contacto con la Policía o los servicios de emergencia o con sus familiares en EE.UU. si carecen de medios para ello.

«La Embajada nos ha solicitado su ayuda por el alto perfil de la marca entre los viajeros estadounidenses a Austria», ha defendido el portavoz de McDonald';s en el país, Wilhelm Baldia, «al fin y al cabo tenemos 196 sucursales y somos la red perfecta para una atención rápida y cercana a cualquier punto geográfico». Baldia desmiente que la Administración Trump pretenda evitar que los estadounidenses en Austria entren en contacto con el Schnitzel local o que participen en las tertulias de los centenarios cafés vieneses, que son solo dos de las innumerables y jocosas explicaciones con las que las redes sociales austriacas han recibido la noticia.

«Un Mcpasaporte para llevar, por favor», comenta un usuario de esa red social, mientras que otro agrega: «¡Introduzcan la McVisa en el menú!» Hay quien ha criticado la medida por innecesaria y por reforzar ciertos estereotipos acerca de los estadounidenses. «¿Hacen esto porque aparentemente somos tan ineptos como para ponernos en contacto con la embajada? ¡Dios mío! No somos más que un meme», se quejaba otra usuaria reafirmada por sucesivos comentarios que señalaban que «sería divertido si fuera una broma».

«España debería hacer lo mismo, atención consular en cada bar de tapas. Eso mejoraría mucho las relaciones de los nacionales con las embajadas en el exterior», bromea Antonio desde Salzburgo, «en el caso de los italianos sería imposible porque somos los típicos que cuando salimos fuera no pisamos un restaurante de nuestro país».

Esta no es la primera vez que la Administración Trump tira de hamburguesas y el presidente de EE.UU. no oculta su interés por promocionar un producto que, por otra parte, no goza de todas las simpatías de las autoridades europeas especialistas en nutrición. El pasado mes de enero, Trump recibió en la Casa Blanca a un equipo universitario de fútbol americano con un millar de hamburguesas, en una recepción cuyas imágenes se volvieron virales en las redes sociales. Su embajada en Austria, ahora, emprende esta nueva campaña de promoción de la marca americana de la mano de Traina, que fue nombrado el año pasado embajador en Austria. Aparte de la hilaridad en las redes sociales, solo cabe prever una reacción de indignación en el país centroeuropeo, la de las hamburguesas competidoras de Burger King, que por algún motivo no han alcanzado el nivel necesario para formar parte de la representación diplomática de su país de origen.