Mundo

Macron lanza el foro del mediterráneo

Macron lanza el foro del mediterráneo

Relanza otra vieja estructura diplomática, el Diálogo 5 + 5, en el que trabajan, desde hace muchos años, cinco países de la orilla norte (Francia, España, Italia, Portugal y Malta) y cinco países de la orilla sur (Argelia, Marruecos, Tunez, Libia y Mauritania)

Emmanuel Macron presidirá este lunes, en Marsella, la Cumbre de las dos orillas, que pretende impulsar la dinámica de la cooperación de la sociedad civil en el Mediterráneo occidental y «facilitar una mejor lucha común contra la inmigración ilegal y el terrorismo».

El presidente francés espera una movilización sin precedentes de la sociedad civil, para intentar proponer y avanzar proyectos comunes en varios capítulos básicos: energía; juventud, educación y movilidad; economía y competitividad; cultura, medios de comunicación, turismo, medioambiente y desarrollo sostenible.

Esta primera Cumbre de las dos orillas. Foro del Mediterráneo es una versión «macroniana» de un largo rosario de iniciativas fallidas, desde los años 70 del siglo pasado, cuando la antigua CEE comenzó un balbuciente diálogo euro mediterráneo.

El difunto Proceso de Barcelona (1995-2005), se enterró piadosamente, víctima de la Guerra de Irak y de la incomprensión y mutuos reproches de los Estados de las orillas norte y sur del Mediterráneo. Nicolas Sarkozy se apropió de los despojos diplomáticos del Proceso de Barcelona para lanzar su proyecto propio de Unión por el Mediterráneo, en la que se integraron 43 Estados. La Primavera árabe que estalló entre 2010 y 2012 no enterró la Unión por el Mediterráneo, pero cambió todas las cuestiones básicas.

Tras esas aventuras fallidas, Macron presidirá este lunes un nuevo Foro Mediterráneo/Cumbre de las dos orillas, relanzando otra vieja estructura diplomática, el Diálogo 5 + 5, en el que trabajan, desde hace muchos años, cinco países de la orilla norte (Francia, España, Italia, Portugal y Malta) y cinco países de la orilla sur (Argelia, Marruecos, Tunez, Libia y Mauritania).

Teniendo en cuenta el estado catastrófico de las relaciones de Francia e Italia, y la incomprensión secular entre Argelia y Marruecos), la ambición del nuevo Foro Mediterráneo necesita de mucha prudencia. Macron confía en la movilización de un centenar de grandes personalidades de la sociedad civil, esperando, así mismo, que Alemania y la Unión Europea (UE) apoyen y se sumen al proyecto de diálogo.

Entre todas las formas que tuvo y tiene el diálogo euro mediterráneo, el modelo 5 + 5 quizá sea el más modesto, con muchos flecos realistas. Esa matriz diplomática permite una cooperación más eficaz en terrenos sensibles como la inmigración ilegal y la lucha contra el terrorismo. Tras la grandilocuencia propia de la diplomacia «macroniana», se espera, en escorzo, que el nuevo Foro permita avanzar algunos peones en esos terrenos sensibles.