Mundo

Los talibán reivindican un gran atentado con víctimas civiles en Afganistán

Los talibán reivindican un gran atentado con víctimas civiles en Afganistán

La organización extremista ha vuelto a reclamar la autoría de uno de los mayores ataques cometidos desde que firmaron la paz con los Estados Unidos. Un ataque con coche bomba, coordinado con un asalto armado, han sacudido el lunes por la mañana la localidad de Aybak, en la provincia de Samangan. Según el delegado del Gobierno, el golpe ha dejado al menos diez muertos y 54 heridos, entre ellos mujeres y niños, enterrando un poco más las expectativas de acabar con el conflicto a corto plazo.

De acuerdo con el relato de Raaz Mohammad Mowahid, líder del consejo provincial de Samangan, los atacantes detonaron un vehículo cargado de explosivos en la entrada de la sede local de la Dirección de Seguridad Nacional (NDS). Acto seguido, aprovechando la conmoción, con un modus operandi típico de los insurgentes, cuatro individuos penetraron dentro del edificio y abrieron fuego. Fuentes próximas a los extremistas aseguran que entre las víctimas está Hekmatullah Khan, jefe local de la Inteligencia.

Los talibán han tardado apenas minutos en atribuirse el ataque, por boca de su portavoz Zabihullah Mujahid. El vocero ha explicado que sus hombres mantuvieron un intercambio de disparos tras adentrarse en el edificio oficial. Poco después, fuentes oficiales han asegurado que los asaltantes han sido abatidos. El atentado provocó un gran estruendo en una ciudad de menos de 10.000 habitantes, que perdió a varios de sus vecinos, víctimas inocentes de un conflicto que ha rebasado la edad adulta.

Golpear el corazón de una urbe es algo que pone a prueba la frágil reducción de violencia a la que, según Washington, los talibán habían accedido, en el marco de un proceso de diálogo con el Gobierno que apenas avanza. El acuerdo alcanzado por EEUU y los extremistas, que aspiran a ganar más cuotas de poder en Afganistán, compromete a los fundamentalistas a no golpear objetivos estadounidenses mientras se repliegan las tropas, tal y como es deseo del presidente Donald Trump.

Sin embargo, según los talibán, no hay epígrafe que les impida seguir atacando a las fuerzas de seguridad afganas, enzarzadas en un intercambio de golpes que está dejando civiles muertos también en zonas controladas por la organización extremistas. Las consecuencias son horrendas. El pasado mayo, un asalto a una maternidad de Kabul dejó 24 muertos, entre ellos bebés y quince madres, y forzó a la ONG Médicos Sin Fronteras a abandonar el centro para evitar que fuese de nuevo objetivo.

El eje del diálogo entre los talibán y el Gobierno está siendo el intercambio de prisioneros. Tras semanas de estira y afloja, Kabul ha comenzado a liberar reos talibán. Ha excarcelado más de 4.000, pero se niega a sacar de la cárcel a 500 de los considerados especialmente peligrosos. Según el pacto EEUU-talibán, la Administración afgana debía entregar a cerca de 5.000 talibán a cambio de un millar de miembros de las fuerzas de seguridad en manos de los insurgentes.

  • Noticias
  • Programación
  • Traductor
  • Calendario
  • Horoscopo
  • Clasificacion
  • Calendario liga
  • Peliculas
  • Temas
  • Resultados elecciones Galicia Euskadi
  • Sevilla - Mallorca
  • Alavés - Getafe
  • Villarreal - Real Sociedad
  • Almería - Rayo Vallecano
  • Granada - Real Madrid, en directo