Mundo

Los musulmanes franceses cada vez van más a la mezquita y apoyan llevar velo

Los musulmanes franceses cada vez van más a la mezquita y apoyan llevar velo

Un estudio alerta sobre la propagación del rigorismo islámico en Francia

El islam de Francia crece, y una mayoría de musulmanes franceses consideran que su religión es más importante que las instituciones del Estado, planteando problemas de inmenso calado de carácter social, cultural y político.

Según un estudio sociológico dirigido por Jérôme Fourquet, por cuenta de la Fundación Jean-Jaurès y el semanario «Le Point», un 68% de los musulmanes franceses, y un 74% de los musulmanes franceses de 25 a 50 años, son contrarios a la ley que prohíbe el velo islámico y «otros signos religiosos» en las escuelas públicas. Un 70% de los musulmanes piensan que la ley que prohíbe «disimular» el rostro, tras un velo religioso, es «mala cosa». Varios especialistas temen que el velo islámico vuelva a ser un problema de fondo.

Que cambien ellos

Según el mismo estudio, el 55% de los musulmanes franceses dicen frecuentar regularmente las mezquitas los viernes. Apenas eran un 16% en 1989. Un 49% de los musulmanes estiman que es la laicidad -y las instituciones del Estado- las que deben «adaptarse» a la práctica del islam en Francia. Un 55% de los obreros y un 26% de los cuadros afirman que «debería afirmarse la identidad religiosa en los lugares de trabajo». «Afirmación» potencialmente inquietante en sectores sensibles, como los transportes públicos y los aeropuertos

Uno tras otro, todos los indicadores de la identidad social y cultural del Islam de Francia han crecido en los últimos veinte años, cuando la demografía nacional subraya un crecimiento significativo de la población musulmana. Más musulmanes en una Francia que, según Jérôme Fourquet, se está convirtiendo en un «archipiélago de comunidades que no siempre se entienden entre ellas».

En Francia no existen estadísticas oficiales de carácter religioso. Pero todos los estudios y aproximaciones subrayan la misma evolución nacional.

Es tradicional estimar que en Francia había 4 millones de musulmanes hacia 1990. Veintisiete años más tarde, el influyente Pew Research Center (PRS) estimaba que en Francia había en 2016/2017 unos 5 ,7 millones de musulmanes. Por las mismas fechas, el Institut national d’études démographiques (INED) estimaba que la población francesa de «origen musulmán» ascendía a los 8 millones y medio de hombres y mujeres, en un país de 67 millones de habitantes.

Segunda religión

El islam es, con mucho, la segunda religión de Francia, víctima, así mismo, de una «diversidad» que puede rozar lo antagónico y los conflictos de religión.

Según el estudio realizado por cuenta de la Fundación Jean-Jaurés, disminuye el número de mujeres que llevan algún tipo de velo islámico, apenas usado por un 10% de las musulmanas francesas. Sin embargo, crece entre los musulmanes la oposición a la legislación que lo prohíbe en la escuela. El 2011, el 60% de los musulmanes franceses pensaban que esa prohibición era una decisión «buena». Hoy, un 70% piensan que la prohibición es mala.

Jérôme Fourquet, que ha dirigido el estudio de la Fundación Jean-Jaurés, subraya que, a juicio de los musulmanes franceses, es la laicidad institucional la que debe «adaptarse» a las prácticas musulmanas, avanzando este pesimista «augurio» personal: «Quizá podría pensarse que el velo islámico no ha dicho su última palabra en Francia».