Mundo

Los leones famélicos de Sudán

Los leones famélicos de Sudán

Cayó Muamar Gadafi y los animales del zoo de Trípoli murieron a cientos abandonados a su suerte. En la franja de Gaza los dos cachorros de león que nacieron en 2013 acabaron muriendo de enfermedades y dejadez entre rejas mientras la Franja se sumía en la corrupción de Hamas y el desabastecimiento por el bloqueo israelí. En el zoológico público de Caricuao, el más grande de Caracas, una elefanta, dos pumas, un león, un tigre de bengala y un jaguar se quedaron sin comida a la vez que se desplomó la dieta de los venezolanos. Ahora la revolución y el cambio de régimen ha alcanzado a los leones del zoo de Jartum. Uno de ellos ha muerto y cuatro sobreviven con desnutrición severa.

Desde la caída del dictador Omar al Bashir en abril de 2019, Sudán se encuentra sumido en un incierto periodo de transición guiado por los mismos militares del sátrapa que ha dejado sin recursos a muchas áreas del estado, provocando recortes en las administraciones y una inflación galopante de los precios de los alimentos. Uno de esos recortes llegó al parque Al-Qureishi, donde ya malvivían algunos animales salvajes en jaulas ridículas como estos cinco leones y dos hienas.

Desde que Omar al Bashir duerme entre rejas, los leones han sido olvidados por la municipalidad de Jartum, de quien dependían. El parque cerró sus puertas y podrían haber muerto olvidados si un sudanés llamado Osman Sahih no hubiera visitado el área del parque en la que los leones se morían lentamente, si no los hubiera fotografiado y si después no hubiera compartido las fotos en su perfil de Facebook: "Estoy en shock", escribió.

Dos leonas famélicas en el mismo zoo.

La viralidad de las fotografías de los leones famélicos ha llegado hasta el gobierno de transición. Nadie ha sabido explicar porque se dejó de alimentar a estos animales, pero las autoridades explicaron al principio que no tenían recursos para ocuparse de ellos. Horas después, rectificaron y se unieron al hastag #sudananimalrescue para pedir ayuda internacional para salvarles la vida con comida y medicinas de forma urgente. Entonces fue cuando murió el primer león.

El equipo de veterinarios de Four Paws evaluando a los animales.FOUR PAWS

La organización Four Paws, con sede en Viena, se ofreció voluntariamente a viajar a Jartum para monitorizar a los animales con sus veterinarios y tratar de salvarlos. Con el permiso de las autoridades, ya se encuentran en Sudán y acaban de verificar el "lamentable estado" de los leones. En su perfil de Twitter van informando de cada paso.

Katharina Braun, la portavoz de la asociación, asegura: "Nos sorprendieron las fotos de los leones demacrados. Para nosotros estaba claro que teníamos que actuar rápidamente porque los animales no durarían mucho más. La máxima prioridad en este momento es estabilizar y mejorar el estado de salud de los animales, y determinar soluciones a largo plazo para ellos".