Mundo

Los inmigrantes pagan al Estado más de lo que reciben en Italia

Los inmigrantes pagan al Estado más de lo que reciben en Italia

Los trabajadores extranjeros producen el 9,5% del PIB, pagaron a las arcas públicas 26.600 millones en impuestos y recibieron en beneficios estatales 26.100 millones

Los trabajadores inmigrantes son un beneficio para las arcas públicas italianas. Los números son claros. Los 5,26 millones de inmigrantes en Italia pagaron al Estado 26.600 millones de euros en impuestos en el 2018, mientras que el costo total de los beneficios estatales que recibieron alcanzó los 26. 100 millones de euros. Si comparamos los impuestos y cotizaciones de IRPF que pagan los extranjeros con los que el Estado gasta en ellos (escuela, salud, pensiones y servicios locales), las arcas públicas obtienen un beneficio neto de 500 millones de euros. La riqueza que producen en Italia alcanza los 147.000 millones de euros (el 9,5% del PIB). Son datos del Informe anual sobre la economía de la inmigración de la Fundación Leone Moressa, pequeña biblia del mundo de la inmigración en Italia. El documento, que se acaba de hacer público, destaca cómo la presencia de inmigrantes extranjeros residentes en Italia es conveniente para el Estado. Los extranjeros son jóvenes y tienen poco impacto en las pensiones y la salud, los principales capítulos del gasto público. Pero los trabajos poco cualificados y la baja movilidad social pueden generar un saldo negativo a largo plazo, explica el informe.

Los extranjeros que viven legalmente en Italia representan el 8,7% de la población, superando el 10% en muchas regiones. Los rumanos constituyen el grupo más numeroso, seguido de los albaneses, los marroquíes y los chinos. Realizan sobre todo trabajos mal pagados, que a menudo rechazan los italianos. Por tanto, actualmente el trabajo de los inmigrantes es complementario al empleo italiano.

No se ha tenido en cuenta en el informe los inmigrantes sin papeles, que se ven obligados a realizar trabajo en negro. El informe señala que la contribución de los extranjeros podría ser aún mayor, eliminando ese trabajo ilegal. En este año se han regularizado 600.000 inmigrantes, lo que aportó de forma inmediata 30 millones de euros a las arcas del Estado (aportación única neta de gastos administrativos), cantidad a la que se podría añadir otros 360 millones de euros anuales, en forma de impuestos y cotizaciones de los trabajadores regularizados.

Aumentan los emprendedores extranjeros

Un dato significativo que destaca el informe de la Fundación Leone Moressa, para comprender mejor la aportación económica de los extranjeros, es el capítulo dedicado a su capacidad como emprendedores. En la última década, los pequeños empresarios extranjeros han constituido un fenómeno muy relevante: los emprendedores nacidos en Italia han disminuido (-9,4%), mientras que los nacidos en el extranjero han aumentado (+32, 7%). Las nacionalidades más numerosas de los emprendedores son China, Rumania, Marruecos y Albania, pero el crecimiento más significativo se registra entre empresarios de Bangladesh y Pakistán, recuerda el informe. El 95% de las empresas extranjeras gestionadas por extranjeros son de propiedad extranjera «exclusiva», es decir, sin socios italianos. Las empresas extranjeras producen un valor añadido de 125.900 millones de euros, equivalente al 8% del total. La mayor incidencia se registra en la construcción (18,4% del valor añadido del sector).

Del informe se deduce que la tendencia demográfica italiana, entre las más bajas del mundo (la media de la maternidad está en 1,29 hijos, lejos del 2,1 necesario para evitar la decreciente natalidad), hará necesaria la inmigración con el fin de realizar ciertos trabajos y para que se puedan pagar los impuestos de los italianos.

Ver los comentarios