Mundo

Los atacantes de Jersey City fueron a por una tienda judía y dejaron mensajes antisemitas

Los atacantes de Jersey City fueron a por una tienda judía y dejaron mensajes antisemitas

Los detalles se han conocido este miércoles, después de que el relato de los hechos cambiara frente a la versión que se manejaba en la víspera

Los dos perpetradores de un incidente violento este martes en Jersey City, una localidad de New Jersey separada de Nueva York por el río Hudson, eligieron a conciencia una tienda de comestibles judía donde fallecieron seis personas -ellos incluidos- y dejaron mensajes antisemitas en redes sociales antes del episodio. Fuentes policiales han identificado a los autores como David Anderson y Francine Graham, y estudian la vinculación del primero con el movimiento de Israelitas Hebreos Negros, que está considerado un grupo de odio en EE.UU.

Los detalles se han conocido este miércoles, después de que el relato de los hechos cambiara frente a la versión que se manejaba en la víspera. El alcalde de Jersey City, Steven Fulop, aseguró que Anderson y Graham habían sido capturados por cámaras de vigilancia y se les vio dirigirse en una camioneta hasta el colmado ‘kosher’ que fue escenario de la tragedia. Aparcaron frente a la tienda, cogieron sus armas y «empezaron a disparar desde la calle» al establecimiento. Aseguran que la tienda era su objetivo porque no dispararon a los muchos vecinos que pasaban por el lugar.

Antes, Anderson y Graham habían disparado en un cementerio cercano a Joseph Seals, un detective de la policía que investigaba un asesinato, y que seguía la pista de la camioneta que usaron los perpetradores, que estaba relacionada con otro homicidio.

En la tienda judía murieron Mindel Ferencz, de 33 años, esposa del dueño y Moshe Deutch, un joven de 24 años que cursaba estudios para ser rabino, además de un repartidor que no ha sido identificado.

Dos policías que estaban en la zona acudieron cuando empezaron a sonar los tiros en la tienda -ambos resultaron heridos- y, después, un ejército de agentes, incluidos cuerpos especiales. Los atacantes se parapetaron en la tienda y respondieron con tiros a la policía. Intercambiaron un centenar de disparos hasta que Anderson y Graham fallecieron.

En un principio, las autoridades aseguraron que no se trataba de un acto de terrorismo, pero todavía no han determinado los motivos y cada vez hay más detalles que apuntan a un acto de odio o de terror, como lo consideró el miércoles Bill de Blasio, el alcalde de la vecina Nueva York, donde muchos residentes de Jersey City acuden a trabajar cada día.

En la furgoneta de alquiler se encontró una nota con contenido religioso pero que, seguro aseguraron fuentes policiales a «The New York Times», no explicaba los motivos del ataque.

Otras fuentes policiales aseguraron a la cadena NBC que Anderson había pertenecido al movimiento de Israelitas Hebreos Negros, una confesión religiosa que considera a los negros afroamericanos los descendientes directos de los israelitas de la era bíblica. No se les considera parte del judaísmo y el Southern Poverty Law Center, una de las principales organizaciones de derechos civiles de EE.UU., los considera un grupo de odio.