Mundo

López Obrador presenta las papeletas para sortear el avión presidencial de México

López Obrador presenta las papeletas para sortear el avión presidencial de México

Cada cupón tendría un precio individual de 500 pesos (24 euros), lo que generaría un bote cercano a los 3.000 millones de pesos (144 millones de euros)

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador (AMLO) presentó el martes la imagen del cupón de lotería con el que podría sortear el avión presidencial que se niega a usar. «Gran sorteo especial Batalla de Puebla 158 años de la Victoria. Premio Mayor, avión presidencial», sería la frase que, junto con una imagen de la aeronave, estaría impresa en los 6 millones de cupones que serían emitidos para la rifa con la que AMLO lograría deshacerse del Boeing 787 de la serie Dreamliner.

Cada cupón tendría un precio individual de 500 pesos (24 euros), lo que generaría un bote cercano a los 3.000 millones de pesos (144 millones de euros) que el Gobierno mexicano destinaría para comprar equipos médicos para la salud pública. «Es una cooperación para equipos médicos y hospitales donde se atiende de manera gratuita a la gente pobre», dice la leyenda de billete que presentó AMLO durante «La Mañanera», su rueda de prensa diaria.

La rifa tendría lugar tentativamente el 5 de mayo, pero será la próxima semana cuando López Obrador decida si finalmente procederá con la lotería para deshacerse de la aeronave que lleva un año tratando de vender.

Otras opciones

Y es que, además de la rocambolesca rifa, su Gobierno explora otras cuatro opciones diferentes entre las que se incluye intercambiar el Boeing con Estados Unidos por un monto equivalente al de adquirir equipos médicos para hospitales públicos. Washington todavía no ha respondido a la propuesta.

El presidente explicó que todavía tiene dudas sobre si debería proceder con el sorteo debido a que teme que el codiciado premio genere conflicto dentro de las familias. «Se trata de un bien que significa mucho dinero y el dinero es una tentación, es la mamá y el papá del diablo», dijo el presidente. «No quiero que se destruya ninguna familia y no quiero cargar con esa culpa», añadió.