Mundo

López Obrador defiende su saludo a la madre del 'Chapo' Guzmán: "Merece todo mi respeto independientemente de quién sea su hijo"

López Obrador defiende su saludo a la madre del 'Chapo' Guzmán:

En plena crisis por el coronavirus, el presidente López Obrador sigue siendo capaz de generar grandes titulares, pero no por su gestión de la pandemia, sino por sus excentricidades. La última: acercarse a saludar a Consuelo Loera, madre del narcotraficante Joaquín Guzmán Loera. La escena se produjo el pasado domingo en Badiraguato (Sinaloa), durante la visita del presidente a una carretera en construcción, y ha provocado un aluvión de críticas contra López Obrador quien, fiel a su estilo, respondió así este lunes: "Es una señora de 92 años y ya dije, la peste funesta es la corrupción, no un adulto mayor que merece todo mi respeto independientemente de quien sea su hijo".

El encuentro fue captado por las cámaras que acompañaban la visita del presidente. "Te saludo, no te bajes, no te bajes, ya recibí tu carta", comentó López Obrador mientras se acercaba al vehículo donde esperaba Consuelo Loera. El saludo fue fugaz, apenas un abrazo con el que rompió el protocolo de 'sana distancia' impuesto por el coronavirus, pero las críticas no tardaron en llegar. En la carta mencionada, la madre de El Chapo solicitaba al presidente su intervención para la repatriación de su hijo, también recuperar para México el dinero decomisado al cártel de Sinaloa en Estados Unidos y, por último, la posibilidad de visitar a su hijo, a quien no ve desde hace más de 5 años.

El presidente se ha comprometido a compartir el contenido de la carta a lo largo de este lunes y se ha mostrado optimista con respecto a la petición de Consuelo Loera: "Voy a hacer el trámite, esto depende del gobierno de Estados Unidos y de la embajada, yo creo que por razones humanitarias se le debería permitir ir". Durante su conferencia de prensa, López Obrador también ha defendido su acercamiento a la madre del antiguo líder del cártel de Sinaloa: "A veces le tengo que dar la mano, porque ese es mi trabajo, a delincuentes de cuello blanco que ni siquiera han perdido su respetabilidad, cómo no le voy a dar la mano a una señora, se me hace mal hacer eso".

Ante los ataques de los opositores (especialmente del conservador Partido de Acción Nacional), el presidente ha respondido tachándoles de hipócritas: "Yo me reúno con la señora, la saludo y un gobierno conservador que negoció con el hijo de la señora, ahí no dicen nada, de veras que son hipócritas, es la verdadera doctrina del conservadurismo: la hipocresía y que acepten que no somos iguales, nosotros no establecemos relaciones de complicidad con nadie".

En su respuesta, López Obrador hacía referencia a la detención de Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad Pública durante el gobierno de Felipe Calderón, quien está acusado de delitos de conspiración para el tráfico de cocaína y también de haber recibido sobornos de hasta 5 millones de dólares del cártel de Sinaloa. El juicio contra el exfuncionario mexicano estaba previsto que arrancara esta semana en Nueva York, pero el coronavirus ha provocado que se posponga hasta el 4 de junio, según adelanta la revista Proceso.

Otro de los ingredientes que ha alimentado la polémica en torno a la visita de López Obrador a Badiraguato es que ha coincidido con el cumpleaños de Ovidio Guzmán Loera, el hijo de El Chapo al que el Ejército tuvo que liberar el pasado 17 de octubre por la violenta reacción del cártel de Sinaloa. Casualidades aparte, el simbolismo que deja la jornada es importante: Ovidio celebrando en libertad su cumpleaños, mientras su abuela se abraza y pide favores al presidente del país.