Mundo

López Obrador cancela una obra pública tras celebrar una votación a mano alzada durante un mitin

López Obrador cancela una obra pública tras celebrar una votación a mano alzada durante un mitin

Consistía en construir un sistema de transporte público en el Estado de Durango, para lo que se había presupuestado 21 millones de euros

Con una votación a mano alzada durante un mitin político. Ese fue el método con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), decidió el futuro de una obra para construir un sistema de transporte público en el Estado de Durango, al norte del país. «El pueblo manda», grito un enfervorecido AMLO a las congredados minutos antes de que les pidiera que levantaran la mano los que estaban a favor del Metrobús —el nombre de la obra— y los que estaban en contra.

«Ese dinero se utilizaría en otras necesidades: que haya agua, se termine el hospital y tantas demandas que hay», prometió el líder a los asistentes que entre silbidos y abucheos expresaron su oposición al desarrollo de este sistema de transporte de autobús entre Lerdo y Gómez Palacio, dos municipios que suman una población de unos 500.000 habitantes. «Ya no hubo Metrobús», concluyó López Obrador para cancelar a una obra que cuenta con un presupuesto federal autorizado de 450 millones de pesos (21 millones de euros).

«Vamos siempre a estar consultando al pueblo. Es la democracia, es el gobierno del pueblo», añadió AMLO, quien debido a decisiones como está es calificado como un populista por sus opositores. «Una turba ahí de personas pagadas se dedicaron a gritarle al presidente que no querían el Metrobús, cuando ni siquiera saben de qué se trata», criticó Jorge Zemeño, alcalde de Torreón (municipio aledaño a Lerdo y Gómez Palacio), en declaraciones recogidas por «El Siglo de Torreón».

El Metrobús, según explicó Zemeño, está planeado para fomentar el transporte dentro de la Comarca Lagunera, una región norteña con importantes recursos hídricos compuesta por 16 municipios de los Estados de Durango y Coahuila. Por ello, el alcalde de Torreón calificó el acto de liderado por López Obrador como «vergonzoso» al considerar que este tipo de obras deben de ser analizadas de manera «técnica», en vez de ser improvisadamente sometidos a votación pública. Zemeño indicó que no está claro que ocurrirá con la obra a corto plazo, aunque el presidente dijo que va a ponerse de acuerdo con el gobernador de Durango para que se cancele el proyecto.

No es la primera vez que AMLO pone proyectos de infraestructura a votación popular. Ya el año pasado, organizó una consulta para decidir si se debía cancelar la construcción de un nuevo aeropuerto en Ciudad de México, una obra de unos 11.400 millones de euros en la que las españolas Acciona y FCC participan. Apenas un 1,9% del censo electoral participó en el referéndum en el que el 69,9% de los votantes optaron por suspender la obra.