Mundo

Londres abre la vía para dar nacionalidad hasta a tres millones de hongkoneses

Londres abre la vía para dar nacionalidad hasta a tres millones de hongkoneses

«Hay un compromiso histórico con Hong Kong», dice el Gobierno de Johnson

El primer ministro británico, Boris Johnson, avanzó ayer que su Gobierno planea ofrecer una vía para que hasta cerca de tres millones de hongkongeses puedan vivir en el Reino Unido y, más adelante, adquirir nacionalidad británica, informa Efe.

Unos 350.000 hongkongses que ya cuentan con un pasaporte para Nacionales Británicos de Ultramar (BNO, en inglés), así como otras 2,6 millones de personas residentes en la antigua colonia británica, podrán vivir en el Reino Unido durante un periodo inicial de cinco años. Al concluir ese plazo, podrán optar al estatus de asentados en el país, mientras que un año más tarde tendrán derecho a pedir la nacionalidad británica. Hasta ahora, los hongkongeses con un pasaporte BNO solo pueden solicitar un visado para permanecer en el Reino Unido durante seis meses.

Por su parte, el secretario de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, dijo que no habría límite en las cifras o las cuotas y que el proceso de solicitud sería simple. «Este es un conjunto de arreglos especiales, a medida, desarrollados para las circunstancias únicas a las que nos enfrentamos y a la luz de nuestro compromiso histórico con los ciudadanos de Hong Kong», dijio Raab, según información recogida por la BBC. Downing Street dijo que se detallarán más puntos del plan «a su debido tiempo».

Mientras tanto, los titulares de pasaportes de ultramar nacionales británicos en Hong Kong podrán viajar al Reino Unido de inmediato, sujetos a controles de inmigración estándar, dijo el portavoz oficial del primer ministro. Tampoco afrontarán limitaciones salariales para obtener sus visas, agregó.

El anuncio de ayer de Johnson se produjo tras la entrada en vigor de la nueva ley de seguridad nacional que China ha promulgado para el territorio. Miles de manifestantes se han congregado en las calles de Hong Kong para protestar contra esa legislación y la policía ha comunicado el arresto de más de 300 personas, de las que nueve han sido detenidas al amparo de la nueva normativa.

Hong Kong se reintegró en China en 1997 tras siglo y medio de dominación británica, después de que Londres y Pekín firmaran en 1984 una declaración conjunta por la que el Reino Unido renunció a su última colonia asiática. «La entrada en vigor y la imposición de esta ley de seguridad nacional constituye una clara y seria ruptura de la declaración conjunta sino-británica», afirmó Johnson en la Cámara de los Comunes.