Mundo

La ventaja de Johnson se estrecha, según la mayor encuesta británica

La ventaja de Johnson se estrecha, según la mayor encuesta británica

El Partido Conservador gozaba el fin de semana de una distancia de once puntos, que cae ahora a nueve

Las elecciones podrían no ser finalmente el paseo militar que se vaticinaba para Boris Johnson. A las once de este martes se ha publicado la esperadísima mayor encuesta de la campaña, un trabajo de YouGov para The Times y la cadena Sky News que hace dos años acertó el resultado. El sondeo, con cien mil entrevistas y una proyección detallada en cada una de las 652 circunscripciones, reduce la ventaja conservadora a una mayoría de 28 escaños, frente a los más de cuarenta que se le venían otorgando al partido de Johnson.

El Partido Conservador gozaba el fin de semana de una distancia de once puntos, que cae ahora a nueve. Los tories obtendrían 339 escaños, 22 más que los que logró Theresa May. Los laboristas caerían de 262 a 231 diputados.

Pero la sorpresa es que los analistas de YouGov creen que este estudio abre la posibilidad de que pueda haber incluso un “parlamento ahorcado”, expresión que en la jerga política británica señala el bloqueo por ausencia de mayoría absoluta. “Dado lo que indica el modelo, no podemos descartar un Parlamento ahorcado”, ha reconocido a The Times el director de análisis político de la firma demoscópica, Anthony Wells.

Los Liberal Demócratas, el único partido que defiende abiertamente ignorar el referéndum de 2016 y seguir en la UE, no han experimentado el crecimiento que se les vaticinaba antes del inicio de la campaña y suben solo tres diputados, pasando de 12 a 15. Los separatistas escoceses del SNP, que exigen ya un nuevo referéndum de independencia el próximo año, suben hasta 41 escaños desde los 35 de 2017. Los Verdes se mantienen con uno.

El Brexit Party de Nigel Farage se queda fuera del Parlamento, algo esperado, toda vez que decidió retirarse en aquellas circunscripciones donde su presencia ponía en peligro la victoria tory.

Con los resultados de este estudio, el último día de campaña este miércoles cobra una nueva importancia. Los dos candidatos estelares llegan tocados. Johnson, porque el lunes se mostró insensible cuando un reportero de televisión intentó mostrarle la dura foto de un niño de cuatro años durmiendo en el suelo de un hospital de Leeds (el primer ministro incluso se guardó en su bolsillo el móvil del periodista). Corbyn, porque este martes se ha filtrado una conversación telefónica de su hombre fuerte en temas de Sanidad, el diputado Jonathan Ashworth, en la que hablando con un amigo simpatizante tory reconocía las “terribles” perspectivas electorales de los laboristas y calificaba a Corbyn de “amenaza para la seguridad”. El líder del partido se pasó la tarde del martes intentando restar importancia al desdoro, alegando que “estas elecciones no son presidenciales, son para elegir un Parlamento”.

Johnson cerrará campaña en los graneros de votos laboristas, en Yorkshire, las Midlands y Gales. Los conservadores confían en que los votantes socialistas pro Brexit se pasen a sus filas. Corbyn hará el mismo recorrido, en un intento final de salvar el llamado Muro Rojo, el bastión tradicional de votos de su partido. Ambos cerrarán por la noche en barrios de Londres.