Mundo

La ultraderecha en Alemania planeaba una cadena de atentados

La ultraderecha en Alemania planeaba una cadena de atentados

Las alarmas contra el terrorismo de extrema derecha han vuelto a saltar en Alemania, esta vez con la detención de 12 individuos, todos nacionales y entre ellos un policía, que preparaba una cadena de atentados contra mezquitas en hasta 12 localidades distintas.

"Lo que ha salido a la luz con estas detenciones es terrible y refleja lo rápidamente se que produce la radicalización en los círculos de la extrema derecha", declaró el portavoz del ministerio de Interior, Björn Grünewälder.

El Gobierno de la canciller Angela Merkel ha anunciado a través de su portavoz, Steffan Seibert, que se tomarán medidas para proteger todos los lugares de culto y asegurar que la práctica de la religión en este país se hace libremente, sin miedos ni amenazas. "Ésa es una misión del Estado", agregó Seibert, que condenó enérgicamente los planes de ese grupo de extremistas. Hasta ahora, sólo las sinagogas reciben protección especial por parte de la policía en Alemania.

Los detenidos se encuentran a disposición de la Fiscalía Federal, con sede en la ciudad de Karlsruhe, por ser la única competente en casos de delitos de terrorismo.

Las detenciones se produjeron el viernes en el curso de una operación policial en varios estados federados. Cuatro de los arrestados, entre ellos el agente de policía, entre tanto suspendido, lo fueron en Renania del Norte Westfalia. El operativo se puso en marcha después de que el cabecilla del grupo expusiera a los cómplices captados en internet los planes de atentado. Uno de ellos, resultó ser un agente de los servicios secretos de Interior.

El líder de esta célula había previsto atentar siguiendo el modelo de Christchurch, en Nueva Zelanda, donde murieron 51 personas en dos mezquitas. Era el único conocido en círculos neonazis y estaba siendo vigilado.

Según datos de la Oficina Federal de Protección de la Constitución, en Alemania hay 12.700 individuos de extrema derecha dispuestos a cometer acciones violentas, una cifra que denota la magnitud de la amenaza a la que se enfrenta la sociedad alemana.