Mundo

La última provocación de Grillo: quitar el voto a los ancianos

La última provocación de Grillo: quitar el voto a los ancianos

El fundador del M5E propone que voten los jóvenes de 16 años, eliminando de las urnas a 13 millones de italianos

La última provocación del fundador del Movimiento 5 Estrellas, Beppe Grillo, de 71 años, ha sido que se debe quitar el voto a los ancianos. «Si un joven de 15 años no puede adoptar una decisión por su propio futuro, ¿por qué puede hacerlo quien este futuro no lo verá?», ha escrito Grillo en su blog, el más leído de Italia.

Si la propuesta de reforma constitucional del voto a los 16 años, lanzada hace unos días por el exprimer ministro Enrico Letta, suscitando un gran debate, llevaría a 1.100.000 personas más a las urnas, la provocación de Beppe Grillo quitaría el voto a más de 13 millones de italianos que superan los 65 años.

Grillo explica así su provocación: «La idea nace del supuesto de que una vez alcanzada cierta edad, los ciudadanos estarán menos preocupados del futuro social, político y económico, respecto a las generaciones más jóvenes, y serán menos propensos a soportar las consecuencias a largo plazo de las decisiones políticas. En tal caso, sus votos tendrán que ser eliminados totalmente, para garantizar que el futuro sea configurado por quienes tienen un interés real en ver realizado el propio diseño social. Los electores se guían, en gran medida, por su interés personal, y la afluencia relativamente baja de los electores más jóvenes puede estar en parte causada por sentirse ajenos a un sistema político gestionado por personas que no consideran de su misma naturaleza».

Una locura

La propuesta de Grillo ha sido calificada por muchos como delirante, pero ha tenido una gran repercusión en todos los medios. Matteo Salvini, líder de la Liga, ha manifestado: «Grillo está para que lo ingresen». Para la líder de Hermanos de Italia, Georgia Melloni, la propuesta de Grillo es grave y tendría que intervenir el presidente de la República, Sergio Mattarella: «Grillo no es un ciudadano cualquiera, sino el jefe del partido de mayoría relativa del parlamento y principal accionista del gobierno. No es tolerable liquidar su propuesta de quitar el derecho de voto a los ancianos como el delirio de un loco o la broma de cómico. Estamos ante una posición política y como tal debe ser considerada».

La gran mayoría de los comentarios son muy críticos con Beppe Grillo, al que se califica de gran cínico por una propuesta que constituye una locura porque no se puede marginar o privar de sus derechos civiles a los ancianos. Baste recordar la importancia que están teniendo durante la crisis económica, que ha obligado a muchos ancianos, pensando precisamente en el presente y el futuro de sus hijos, a darles su ayuda sustituyendo a menudo al Estado.

La propuesta de Grillo parte de la idea lanzada por el filósofo y economista belga, Philippe Van Parijs, quien sugería, «para lograr una democracia más eficaz», eliminar el derecho de voto a una cierta edad, o bien dar a los padres votos por delegación de cada uno de los hijos a su cargo. Al cómico se le recuerda hoy en La Stampa que, en lugar de inspirarse en Van Parijs, cuya obra no será desde luego central en la historia de la humanidad, podía haberse leído «De Senectute» de Cicerón, quien hace dos mil años elencaba a los numerosos ancianos que salvaron Roma de la precipitación de los jóvenes: «Las cosas importantes no vienen realizadas con la fuerza, la rapidez o agilidad del cuerpo, sino con la autoridad y la capacidad de juicio».