Mundo

La sed de venganza lanza la protesta en Beirut y causa sus primeras víctimas

La sed de venganza lanza la protesta en Beirut y causa sus primeras víctimas

La población del Líbano muestra su hartazgo hacia un sistema ineficaz y corrupto, basado en el reparto de poder por confesiones y clanes

Odio, venganza y caos se apoderaron del centro de Beirut en un Día de la Ira que acabó al menos con un policía muerto y cientos de manifestantes heridos. La rabia por la explosión del martes hizo que los libaneses esta vez no retrocedieran ante los antidisturbios y avanzaran por todo el centro de la capital hasta irrumpir por la fuerza en los ministerios de Exteriores, Economía y Medio Ambiente, estos dos en el mismo edificio. En el primero desplegaron una pancarta en la que anunciaron que era la nueva sede de la «Revolución del 17 de octubre» y que querían una «Beirut desmilitarizada». A los otros dos les prendieron fuego. Ante la imposibilidad de asaltar el Parlamento, el siguiente