Mundo

La prometida de Khashoggi demanda en EE.UU. al príncipe heredero saudí por el asesinato del periodista

La prometida de Khashoggi demanda en EE.UU. al príncipe heredero saudí por el asesinato del periodista

La demanda recoge que el crimen se puso en marcha en el verano de 2018, un momento que coincidió con la fundación de DAWN, la organización con la que pretendía promover los derechos humanos

Dos años después de su asesinato, Hatice Cengiz y la organización de derechos humanos «Democracy for the Arab World Now» (DAWN) presentaron una demanda civil en Estados Unidos contra el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamad Bin Salman (MBS), y otras 28 personas por el asesinato de Jamal Khashoggi. La prometida del columnista de «The Washington Post» clama justicia y emitió un comunicado en el que aseguró que «pongo mi confianza en el sistema de justicia civil estadounidense para dar voz a lo que ha pasado y hacer que los responsables rindan cuentas por sus acciones».

La demanda recoge que «el plan para silenciar de manera permanente a Khashoggi se puso en marcha en el verano de 2018», un momento que coincidió con la fundación de DAWN, la organización con la que el periodista pretendía «abrazar reformas democráticas y promover los derechos humanos». No tuvo tiempo, la mañana del 2 de octubre entró al consulado de su país en Estambul para resolver un trámite personal referente a su matrimonio y nunca salió con vida.

Dos años después, tampoco la familia ha podido recuperar un cuerpo que fue descuartizado por agentes enviados desde Riad, según se desprendió de la investigación turca. En un primer momento, Arabia Saudí negó cualquier vinculación con el asesinato, pero con el paso de los días y de las pruebas, admitió la muerte dentro de la legación a manos de sus funcionarios, pero negó cualquier implicación de MBS en el mismo. El príncipe heredero es una línea roja para la corona. Los saudíes arrestaron a 18 personas vinculadas con el caso y anunciaron la destitución del número dos de la Inteligencia, Ahmad al Asiri, y de un importante consejero de la corte real, Saud al Qahtani, ambos cercanos colaboradores del príncipe heredero.

El movimiento de la prometida de Khashoggi se produjo un mes después de que la Justicia saudí diera el caso por cerrado y conmutara la pena de muerte impuesta a cinco personas por su asesinato, una conmutación que fue posible gracias al perdón previo por parte de los hijos del periodista. Los otros tres condenados deberán pasar entre siete y diez años entre rejas, según el veredicto final de un juicio calificado de «parodia» por la investigadora de Naciones Unidas, Agnes Callamard. La vía estadounidense se suma así a la turca, abierta en julio con la puesta en marcha de un juicio contra veinte ciudadanos saudíes. El proceso se desarrolla in absentia ya que Riad se niega a extraditar a los acusados y da el caso por cerrado.

Ver los comentarios