Mundo

La ONU condena los brutales asesinatos de siete médicos cooperantes y un civil en Somalia

La ONU condena los brutales asesinatos de siete médicos cooperantes y un civil en Somalia

Fueron ejecutados de un tiro en la cabeza. La masacre es una represalia del ejército tras el atentado de un grupo terrorista

Naciones Unidas ha manifestado este viernes su repulsa por los secuestros y posteriores asesinatos de siete cooperantes y un civil en la región somalí de Bajo Shabelle, en circunstancias particularmente cruentas y, según testigos en declaraciones pendientes de investigación, a manos de individuos con uniforme del Ejército somalí.

El suceso ocurrió el pasado miércoles cuando los cooperantes y un civil, todos ellos somalíes, f ueron secuestrados durante un asalto a una clínica gestionada por una ONG en la localidad de Gololey, ha informado el representante especial adjunto de la secretaría general de la ONU y coordinador humanitario, Adam Abdelmula.

Todos ellos fueron posteriormente asesinados y «la información preliminar indica que sufrieron muertes brutales», según ha explicado el portavoz a través de un comunicado.

El suceso ha generado una gran tensión en la comunidad local porque familias y testigos del ataque han señalado como responsables a miembros del Ejército somalí en represalia indiscriminada tras un atentado de la organización terrorista Al Shabaab en esa misma localidad.

Secuestrados y ajusticiados en una arboleda

Según informaron estas fuentes al medio Horn Observer, hombres uniformados de militar y enmascarados, a los que identificaron como genuinos integrantes del Ejército de Somalia, irrumpieron en el pueblo, secuestraron a los cooperantes y al civil y les ejecutaron de un tiro en la cabeza en una arboleda cercana.

«Los militares nos atacaron después de una explosión cerca de Gololey. Estaban muy enfadados. Detuvieron a los jóvenes. Sé que el farmacéutico Mohamed Omar Bore está entre las víctimas», ha explicado al Horn Observer el notable local Hasán Abdinur.

Naciones Unidas no identifica a los responsables pero exige una investigación «exhaustiva y transparente» del ataque, que considera «increíble que ocurra en un momento en que Somalia intenta contener la triple amenaza» que representan la pandemia de coronavirus, las inundaciones por las lluvias estacionales y la plaga de langostas que sacude la región.