Mundo

La Casa Blanca teme que Argentina se convierta en «apologista de la dictadura de Maduro»

La Casa Blanca teme que Argentina se convierta en «apologista de la dictadura de Maduro»

El principal asesor de Trump para América Latina dice que la condición principal de Washington para el cambio en Venezuela es descabezar al régimen

Preguntado sobre si Estados Unidos aceptaría un periodo de transición en Venezuela con una junta que incluya a facciones del régimen, el máximo responsable para América Latina en la Casa Blanca, Mauricio Claver-Carone, ha dicho este viernes que la condición inamovible de Washington es la salida inmediata de Nicolás Maduro del poder, algo que puede entorpecer el apoyo del nuevo Gobierno de Argentina al régimen chavista.

«La única solución para Maduro será su salida del poder, y vamos a seguir con medidas incluso más agresivas aún para llegar a ese propósito», dijo Claver-Carone en una conversación con periodistas. «Es algo que hemos propuesto antes y nuevamente si el señor Maduro incida que está dispuesto a salir del poder, podemos trabajar conjuntamente para explorar esas vías de salida que busque y necesite», añadió.

Claver-Carone fue parte crucial en las gestiones que llevaron al pronunciamiento de la oposición en Venezuela el 30 de abril, que acabó fracasando por la espantada en último momento de altos funcionarios chavistas como el juez del Supremo Maikel Moreno o el ministro de Defensa Vladimir Padrino.

Este diario reveló la semana pasada que mandatarios del régimen como el «número dos» Diosdado Cabello, el ministro Padrino y el juez Moreno contactaron con el anterior embajador de Guaidó en Bogotá, Humberto Calderón Berti, en una serie de encuentros en los que planificaron una Junta Constitucional de Transición que pusiera fin a la parálisis política y económica, y a la grave crisis humanitaria que vive Venezuela.

Claver-Carone sigue defendiendo la necesidad de una transición a Venezuela porque su cercanía a Cuba y Nicaragua «la coloca con las dictaduras y la bancarrota que provocan estas». Venezuela, el país con mayores recursos naturales de Sudamérica vive una crisis económica sin precedentes, agravada por la hiperinflación, la carestía de alimentos básicos y medicinas y el éxodo de casi cinco millones de personas.

El alto funcionario norteamericano, asesor de Donald Trump en el Consejo de Seguridad Nacional, lideró recientemente la comitiva estadounidense a la toma de posesión del nuevo presidente argentino, Alberto Fernández. Sin embargo, decidió acortar su viaje y no acudir a la ceremonia de traspaso de mando en el Congreso argentino porque vio que entre los invitados se hallaba el ministro de Comunicación del régimen de Nicolás Maduro, Jorge Rodríguez.

Violación de los acuerdos del Grupo de Lima

Según ha explicado Claver-Carone en su conversación de este viernes, se marchó de Argentina antes de lo previsto por la violación de los acuerdos del Grupo de Lima, una instancia multilateral creada en 2017 con el objetivo de buscar una salida a la crisis en Venezuela. Argentina es parte de ese grupo pero su nuevo presidente ha advertido que puede retirarse de él.

«Queremos saber si Alberto Fernández va a ser un abogado de la democracia en la región o apologista de las dictaduras y caudillos de la región, sean Maduro, [el ecuatoriano Rafael] Correa o [el boliviano Evo] Morales», dijo Claver-Carone.

Además, Claver-Carone criticó que el nuevo presidente argentino le haya ofrecido asilo al dimitido líder boliviano Morales, que ya se ha mudado de México a Buenos Aires. «Tener a Evo Morales en Argentina fomentando la violencia en Bolivia sería muy negativo para la región y para la democracia y lo deberíamos ver como un grave problema», dijo.

La semana próxima, la Casa Blanca anunciará un programa de cooperación para dinamizar la economía en América Latina y el Caribe, bajo la rúbrica de «América Crece», una iniciativa para fomentar la inversión privada en áreas como la energía, la infraestructura y las telecomunicaciones.