Mundo

La caída de popularidad de la presienta Áñez provoca su abandono de la carrera electoral

La caída de popularidad de la presienta Áñez provoca su abandono de la carrera electoral

Jeanine Áñez, presidenta interina de Bolivia, ha decidido retirarse de la carrera electoral tras la última encuesta que confirmaba su caída de popularidad. "Hoy dejo de lado mi candidatura para cuidar la democracia. No es un sacrificio, es un honor, porque lo hago ante el riesgo de que se divida el voto democrático entre varios candidatos y que a consecuencia de esa división el Movimiento Al Socialismo (MAS) acabe ganando la elección. Lo hago por la unidad de los que amamos la democracia. Si no nos unimos, vuelve Morales", se justificó Áñez ante el país.

La renuncia de la candidata de la alianza Juntos sacude un panorama electoral marcado por la última encuesta, que pronostica el triunfo en primera vuelta, fijada para dentro de un mes, de Luis Arce, exministro de Economía y el candidato elegido por Evo Morales.

Con el 40,3% de los apoyos, el candidato de la revolución indígena acaricia el triunfo, al aventajar por más de 10 puntos al centrista Carlos Mesa, con un 26,2% de intención de voto. Muy por detrás aparecen Luis Fernando Camacho (14,4%) y la propia Áñez (10,6%).

Para ser presidente en primera vuelta es necesario superar el 50% de los votos o conseguir más del 40% con diez puntos de ventaja sobre el segundo.

La candidatura de la presidenta provisional fue polémica desde el primer día, porque provocaba lo contrario de lo que decía buscar: dividir el voto de la oposición a Evo Morales. Pese a no ser una candidatura inconstitucional, rompía los límites del gobierno interino incluso para sus aliados internacionales. Antes de su irrupción en la presidencia por sucesión constitucional, la cuasi desconocida senadora había ejercido como abogada y presentadora de televisión.

El primer impacto positivo entre los electores se fue diluyendo por los efectos de una gestión muy criticada contra la pandemia y por los grandes escándalos que han jalonado la labor de su gobierno. "Le pido a quien vaya ser el candidato democrático para enfrentar al MAS que conserve algunas cosas importantes del legado que hoy estamos dejando... Le pido que conserve el coraje que hemos tenido para luchar por la democracia y la libertad", insistió en su discurso.

El primero en reaccionar fue Carlos Mesa, quien recibiría buena parte de los apoyos de Áñez, según los sondeos. "Valoro la decisión asumida por la presidenta como una contribución a la democracia. Estamos siempre dispuestos al diálogo. La decisión de cerrarle el paso al MAS y abrir una nueva etapa donde primero esté la gente siempre será del pueblo boliviano", escribió el candidato en sus redes sociales. Mesa enfrentó a Morales en las presidenciales del año pasado y el respaldo que alcanzó provocó el fraude electoral urdido por el oficialismo, y, a la postre, la caída del todopoderoso Evo.

"Como lo habíamos advertido, Áñez renunció a su fallida candidatura con una doble traición a sus militantes y candidatos. Hace mucho que estaba decidida, sólo faltaba negociar su impunidad", disparó Morales desde su exilio en Buenos Aires. El expresidente se convirtió, desde la toma presidencial de Áñez, en el principal objetivo de su gobierno. Así fueron cayendo una tras otra las acusaciones, desde terrorismo hasta corrupción pasando por pederastia, al denunciarse las presuntas relaciones mantenidas por el exmandatario con menores de edad.

Quien sí parece decidido a mantenerse en la carrera electoral es Luis Fernando Camacho, a tenor de sus críticas contra la presidenta. El líder de Creemos es muy fuerte en Santa Cruz de la Sierra, el gran bastión opositor contra Morales.


  • Noticias
  • Programación
  • Traductor
  • Calendario
  • Horoscopo
  • Clasificacion
  • Calendario liga
  • Peliculas
  • Temas
  • 18ª etapa del Tour de Francia, en directo: Méribel - La Roche-sur-Foron