Mundo

La alta abstención marca las elecciones presidenciales en Túnez

La alta abstención marca las elecciones presidenciales en Túnez

La viuda de Essebsi, el anterior jefe del Estado, muere durante la jornada electoral

La baja participación marcó este domingo la jornada en que los tunecinos estaban llamados a las urnas para escoger presidente, el segundo elegido democráticamente desde la revolución de 2011 que puso fin a la dictadura de Zine el Abidine Ben Ali. El primero, salido de los comicios celebrados en 2014, fue Beji Caid Essebsi, que falleció por enfermedad el pasado julio a los 92 años de edad. Su muerte obligó a adelantar las elecciones presidenciales, ya que, de no haber sido por su deceso, se habrían celebrado en noviembre.

Aunque en Túnez están prohibidos los sondeos electorales, por lo apuntado en encuestas de empresas extranjeros entre los favoritos estaban el ministro de Defensa, Abdelkarim Zbidi, apoyado por el partido fundado por Essebsi, Nidaa Tounes, y el magnate de la televisión Nabil Karoui, si bien este último se encuentra encarcelado desde que fue detenido el 23 de agosto por una denuncia de corrupción, por lo que no pudo acudir a votar. Su partido dio por seguro anoche que pasará a la segunda vuelta.

Los resultados, el martes

En total se habían presentado 26 candidatos que reunían los requisitos legales, si bien a última hora se retiraron dos, con lo que la liza se redujo a 24. El resultado se conocerán el próximo martes y si ninguno obtiene mayoría absoluta, habrá segunda ronda.

La alta abstención empezó a preocupar durante la jornada, antes de la clausura de los centros de votación a las 18.00, a medida que se iban conociendo los bajos resultados parciales de participación. En las anteriores elecciones, en 2014, la tasa de participación de la primera vuelta alcanzó el 64%, mientras que ayer rondaba tan solo el 45%.

Cuando faltaba una hora para el cierre de los colegios, el presidente de la autoridad electoral, Nabil Baffoun, apareció en televisión para exhortar a los tunecinos, sobre todo a los jóvenes, a acudir a las urnas. «¡Aún tenéis una hora, id a la cita!», animó en una rueda de prensa. En tono vehemente, aseguró que hacía falta «salir de casa y votar», ya que es un derecho que obtenido gracias a la revolución de 2011, inicio de la Primavera árabe.

Al margen de la elección en sí, la noticia de la jornada en que se votaba para escoger al sucesor de Essebsi fue precisamente la muerte de su viuda, Chadlia Farhat, a los 83 años. La dio a conocer en las redes sociales su hijo, Hafedh, que es secretario general del partido de su padre. En el comunicado informó de que Farhat había sido trasladada el sábado a un hospital tras agravarse su estado de salud.