Mundo

Juicio en Nueva Zelanda al asesino de Tinder: condenan a un hombre por matar a una mochilera británica

Juicio en Nueva Zelanda al asesino de Tinder: condenan a un hombre por matar a una mochilera británica

Un jurado en Nueva Zelanda ha condenado hoy a un hombre de 27 años de edad por asesinar a una mochilera británica, un caso que conmocionó al país y que provocó dudas sobre su reputación como destino seguro de vacaciones.

Grace Millane, de 22 años, desapareció en Auckland el 1 de diciembre del año pasado, mientras viajaba tras terminar la universidad. La policía encontró su cuerpo el 9 de diciembre en una zona boscosa a sólo unos metros del enclave panorámico de Waitakere Ranges.

El hombre, cuyo nombre ha sido suprimido por el tribunal, se reunió con Millane en la noche del 1 de diciembre por medio de la aplicación de citas Tinder, según el jurado. Él se declaró inocente de asesinato, argumentando que ella murió accidentalmente mientras mantenían sexo bajo consentimiento.

El jurado rechazó el argumento y lo condenó pocas horas después de comenzar las deliberaciones. El hombre debe ser sentenciado el 21 de febrero y se enfrenta a cadena perpetua por asesinato.

Su abogado, Ian Brookie, no pudo ser contactado.

Por otra parte, los padres de Millane, David y Gillian, estuvieron presentes durante todo el juicio. "Grace fue nuestro rayo de sol y la extrañaremos para siempre", dijo su padre a los periodistas presentes en el tribunal. "No reducirá el dolor y el sufrimiento que hemos tenido que soportar", dijo sobre el veredicto.

"Se llevaron a Grace de la manera más brutal hace un año y nuestras vidas han sido desgarradas".

El juez agradeció a los miembros del jurado por su servicio en lo que calificó como un caso particularmente difícil.

Los fiscales le dijeron al jurado que el condenado tomó varias fotos del cuerpo de Millane el 2 de diciembre. Más tarde ese día, colocó el cuerpo en una maleta y condujo un automóvil alquilado hasta donde la enterró.

El caso despertó el debate público sobre la violencia hacia las mujeres en un país donde los delitos graves ocurren raramente.

Miles de personas realizaron vigilias a la luz de las velas después de la muerte de Millane y la primera ministra Jacinda Ardern contuvo las lágrimas durante una disculpa a la familia de Millane en nombre del país.