Mundo

Jorge 'Tuto' Quiroga se suma a la carrera presidencial tras protagonizar la pelea con España

Jorge 'Tuto' Quiroga se suma a la carrera presidencial tras protagonizar la pelea con España

"Voy a participar en las elecciones venideras de mayo, sin caprichos ni imposiciones, con razones y propuestas. Espero conversar con todos los partidos y líderes que quieran asegurar que nuestra Bolivia consolide la recuperación democrática y que nunca más pongamos en riesgo nuestra libertad". El ex presidente Jorge 'Tuto' Quiroga se ha sumado a la precampaña que ya se vive en Bolivia de cara a los comicios generales del 3 de mayo.

Y lo ha hecho tras protagonizar la pelea diplomática de fin de año con España, que acabó con la expulsión de cinco diplomáticos de ambos países. Quiroga renunció a su cargo de delegado internacional para no comprometer a Jeanine Áñez, presidenta provisional de Bolivia desde noviembre. "Me pidió que hiciera una defensa pública y externa de la sucesión constitucional. Eso hicimos ad honorem en la OEA, en Mercosur, acompañando a la ministra de Asuntos Exteriores, en México y en decenas de medios internacionales", explicó el dirigente.

Fue sin duda el rifirrafe con España lo que atrajo la atención del gran público durante los 38 días en que ejerció como enviado especial de Áñez. Quiroga acusó a los GEO españoles, "rambos" los bautizó, de preparar una operación para "extraer" al ex ministro Ramón Quintana de la Embajada de México en La Paz, en la que se encuentra refugiado. Una operación cuyo supuesto objetivo sería resguardar al "hombre fuerte" de Evo Morales por sus vínculos con Podemos. El Gobierno provisional no ha aportado ninguna prueba de tal operación, negada de forma tajante por Madrid, aunque la Fiscalía boliviana ha citado al ex jefe del gobierno José Luis Rodríguez Zapatero; al futuro vicepresidente Pablo Iglesias y a Juan Carlos Monedero para que declaren sobre el incidente.

En su primera reacción tras los últimos acontecimientos, la presidenta provisional ha hecho público su preocupación ante la división del voto opositor, que sería mayoritario en números totales tras el exilio de Morales pero que ya cuenta con seis precandidatos para el 3 de mayo. "Dispersar el voto sería menospreciar nuestra lucha", se quejó Áñez a través de sus redes sociales.

Quiroga parte como el último de la fila, según la encuesta hecha pública por el canal Unitel. A la cabeza se mantiene el candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS), con un 20,7%, aunque todavía queda por saber el nombre del elegido por Evo Morales para sustituirle al frente del partido. El gran favorito, incluso en otras encuestas que circulan en el país andino, es Andrónico Rodríguez, un joven dirigente cocalero de Cochabamba, con tantos parecidos con el líder aymara que ya le llaman "Evito". El domingo 19 de este mes se hará público el dedazo de Morales.

Siguiendo la estela del MAS repite Carlos Mesa, el ex candidato que con su tirón popular forzó al oficialismo a cometer el fraude electoral del 20 de octubre. Relegado durante semanas por la rebelión encabezada por los líderes cívicos contra Morales, Mesa ha aprovechado enfrentamientos y errores para recuperar posiciones en el tablero político, hasta alcanzar el 13,8% en esa encuesta.

Quienes fueran las dos estrellas de la rebelión, Luis Fernando Camacho (Santa Cruz) y Marco Pumari (Potosí), han unido sus fuerzas después de un largo tira y afloja. Aún está por ver cómo recibe al binomio la opinión pública, aunque en la encuesta de Unitel Pumari, que va como vicepresidente, sumó 8,2% de apoyos y Camacho, 6,9%.

El pastor evangélico de origen coreano Chi Hyun Chumg conserva más o menos parecidos resultados a los obtenidos en octubre, en torno al 9% pese a sus mensajes homófonos y misóginos.

Cerrando el pelotón figuraba Quiroga, con 1,6%, una cifra mínima que espera recuperar con una campaña muy agresiva desde el principio. El dirigente conservador ha presentado por adelantado su plan 2020-2025 para el país, en el que hace hincapié en la reconstrucción económica, la reparación democrática, el bienestar social y la proyección internacional.

Eso sin olvidar nunca a su gran enemigo, Evo Morales: "El tirano fraudulento fugó cobardemente y llamó a estrangular Bolivia con violencia para cortar gasolina y comida. Fracasó. Exigió impunidad por ley. Fracasó. Ahora llama a golpe judicial para sabotear elecciones limpias. Fracasará por tercera vez".