Mundo

Johnson planea "proyectar" un reloj sobre Downing Street para marcar el momento del Brexit

Johnson planea

Boris Johnson se ha desmarcado de la iniciativa para hacer sonar el Big Ben en el momento del Brexit y planea a cambio "proyectar" un reloj sobre Downing Street, a modo de espectáculo de luz y sonido, a las once de la noche del 31 de enero (medianoche en Bruselas).

El anuncio del "premier" ha causado el furor entre los brexiteros duros, que han logrado recaudar más de 220.000 libras (255.000 euros) en una campaña de "crowfunding" para acelerar las obras del restauración de la torre del reloj, a tiempo para las campanadas del Brexit. "No estoy habituado a perder", ha declarado el diputado tory Mark Francois, impulsor de la campaña a favor del "Big Ben bong". El ex soldado Francois no ha confirmado ni desmentido su supuesta intención de escalar los andamios del Big Ben con un martillo para hacer sonar las campanas.

"Resulta increíble que la torre del reloj más emblemática del mundo no pueda estar lista para un momento histórico como este, y más teniendo en cuenta que sonó para marcar el año nuevo el 1 de enero del 2020", declaró Francois. La comisión parlamentaria que supervisa las obras de renovación de Westminster (presupuestadas en más 4.400 millones de euros) advirtió sin embargo que tener listo el carillón del Big Ben para el día del Brexit requeriría un gasto extra de medio millón de libras, incluida la construcción de un suelo provisional en el campanario.

"Cada campanada nos costaría 50.000 libras", ha advertido por su parte el nuevo presidente de la Cámara de los Comunes, Lindsay Hoyle. La comisión parlamentaria aseguró además que el dinero recaudado -gracias a contribuciones como la del ultraconservador Jaco Ress Mogg y el millonario Arron Banks, fundador de la campaña Leave.eu- podría entrar en conflicto con la ley sobre las donaciones con fines políticos.

Sesenta parlamentarios "tories" de ala dura pusieron en marcha la campaña del "Big Ben bong" en una carta publicada en el The Sunday Telegraph. Pese al desmarcaje de Downing Street, no se descarta la presentación de una moción de urgencia el lunes en el Parlamento, en el caso de que las donaciones superaran el listón del medio millón de libras.

Downing Street ha adelantado por su parte los planes alternativos para esa noche: la "proyección" el reloj virtual y un breve discurso a la nación de Boris Johnson, que horas antes celebrará el último gabinete de ministros pre-Brexit en el norte de Inglaterra. La moneda conmemorativa de 50 peniques será finalmente acuñada con la fecha del 31 de enero del 2020. La Union Jack ondeará en todas las astas de la Plaza del Parlamento, "para marcar un momento significativo en nuestra historia, cerrar las divisiones y avanzar hacia el país que queremos construir en la próxima década".

El líder del Partido del Brexit, Nigel Farage, ha logrado entre tanto una autorización para celebrar su fiesta de "alegría, esperanza y felicidad" en la Plaza del Parlamento, en la noche del 31 de enero. Las autoridades de St. James Park han impedido sin embargo que le concedan permiso para poder usar fuegos artificiales.