Mundo

Japón declara por primera vez en su historia el estado de emergencia

Japón declara por primera vez en su historia el estado de emergencia

El Gobierno ha tomado la decisión ante el aumento de los contagios de Covid-19 en las ciudades

En una decisión sin precedentes en la historia del país, el Gobierno de Japón declarará este martes un alerta sanitaria por el Covid-19, lo que permite a las autoridades locales imponer una serie de restricciones que afectarán a la vida normal de millones de nipones. Esta medida, que en Japón recibe el nombre de estado de emergencia, no ha sido aplicada anteriormente por el Gobierno nipón, y parte de los poderes especiales otorgados por la Dieta (Parlamento) el pasado 13 de marzo al primer ministro, Shinzo Abe.

Tras ser anunciada ayer la medida por Abe, la declaración formal será hecha hoy, tras haber pasado por un grupo de expertos y un comité parlamentario, y, en principio, afectará a siete prefecturas del país, incluida Tokio, y se prolongará por un mes. «Voy a dejar claro que en el caso de Japón no existe ningún confinamiento ni tenemos esa necesidad, según los expertos», declaró ayer Abe a los periodistas antes de entrar a una reunión de trabajo para analizar el asunto, informa Efe.

Aun así, sigue siendo una medida drástica para Japón, un país en el que el primer caso de coronavirus se registró el 16 de enero y en el que hasta ahora la pandemia ha afectado a unas 4.600 personas, con 105 muertos, incluyendo los casos de un crucero que amarró en el puerto de Yokohama en febrero. Pero en los últimos días las autoridades de Tokio, encabezadas por la gobernadora Yuriko Koike, han pedido al Gobierno central que declare el estado de emergencia con el fin de atajar un incremento de casos en la capital.

El primer ministro se resistía a adoptar esa decisión al considerar que el nivel de afectados en Japón no era suficiente para recurrir a esas medidas, entre otras razones por el impacto económico que pueden tener.

El anuncio de Abe da a Tokio y a otras seis prefecturas los suficientes poderes legales para pedir, por ejemplo, cerrar colegios, prohibir eventos públicos o pedir a la población que no salga de su casa si no es necesario. De hecho, Koike ha pedido a los capitalinos que no salgan de sus casas en los últimos dos fines de semana para evitar un contagio mayor, y con el anuncio de Abe, una vez entre en vigor la alerta, esa petición adquiere una formalidad mayor.

Un billón de dólares

Después de consultar con los expertos, explicó ayer Abe, «me han dado su opinión de que sería mejor que el Gobierno prepare el estado de emergencia porque está aumentando el número de contagios en las zonas urbanas y la situación de los hospitales sufre por este peligro».

El jefe del Gobierno nipón agregó que seguirán funcionando los medios de transporte públicos y los supermercados seguirán abiertos. «Sólo se va a pedir un mayor esfuerzo y con una integración mayor (...). Para evitar un contagio mayor, necesito la colaboración del pueblo japonés para minimizar el contacto entre las personas», declaró Abe. También dijo que se reforzará el sistema sanitario y se evitará que no se vea afectada la actividad económica del país. El Gobierno prepara un paquete de emergencia económica que medios locales cifra en un billón de dólares, y que se espera sea dado a conocer hoy.