Mundo

Italia deja atrás la etapa Salvini y pacta con la UE para repartir a los inmigrantes

Italia deja atrás la etapa Salvini y pacta con la UE para repartir a los inmigrantes

Por el momento, Francia y Alemania se han comprometido a acoger cada uno al 25%

El nuevo Gobierno italiano ha comenzado a dar un cambio radical en su política europea, comenzando con la inmigración. Un pacto con Francia y Alemania permitirá que los barcos de las ONG puedan desembarcar a los inmigrantes rescatados en el mar en Italia y Malta -estos dos países acogerá el 25 % cada uno- y después serán distribuidos en Europa.

El mecanismo de reparto será automático. Una vez desembarcados, en el plazo de un mes, esos inmigrantes deben estar repartidos en diversos países europeos. Por el momento, Francia y Alemania se han comprometido a acoger cada uno al 25%. La firma del acuerdo, según el diario «La Stampa», será el próximo 23 de septiembre en Malta, con la asistencia de los ministros del Interior de Alemania, Francia, Italia y Malta. Dos semanas después, en una cumbre de ministros de Justicia e Interior en Luxemburgo, se espera que otros países se adhieran a este pacto sobre inmigración.

El cambio radical en la política del Gobierno sobre inmigración se ha visto reflejado en la declaración realizada anoche en televisión por el secretario del Partido Democrático, Nicola Zingaretti. Ante la petición del barco Ocean Wiking, con 84 inmigrantes rescatados frente a las costas libias (18 son menores y 7 mujeres) para desembarcar en un puerto seguro, Zingaretti manifestó al canal La7: «Esa nave debe entrar (en un puerto italiano), sí o sí».

Nuevas relaciones

Italia quiere recuperar el tiempo perdido en sus relaciones con la Unión Europea y logra, entre otros objetivos, un buen acuerdo europeo sobre inmigración y flexibilidad para elaborar sus presupuestos. Al día siguiente de obtener la confianza del Parlamento, el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha viajado esta mañana a Bruselas lanzando este mensaje: «Italia ha cambiado, es un país más estable, más ligado a Europa, más moderado, que pretende ofrecer su apoyo a las principales reformas de la construcción europea, en primer lugar con la revisión del pacto de estabilidad y de inmigración; este no es ya el gobierno Salvini».

Conte se entrevista hoy en Bruselas con la nueva presidenta de la Comisión, Ursula Von der Leyen, y otros altos dirigentes comunitarios. Conte ha expuesto cuáles son sus tres objetivos a conseguir en la capital comunitaria, mirando los intereses de Italia: «Favorecer el crecimiento económico con la modificación del pacto de estabilidad, superar el reglamento de Dublin para lograr un nuevo acuerdo sobre los flujos migratorios y permitir una serie de intervenciones extraordinarias que favorezcan el crecimiento y desarrollo del sur de Italia».

En el frente diplomático, el cambio del nuevo Gobierno será también muy visible, en particular en sus relaciones con París y Berlín. El presidente alemán, Steinmeier, realizará en los próximos días una visita a Italia. Pero antes lo hará el presidente francés Macron. Las relaciones entre Italia y Francia se encontraban en un nivel muy bajo, con gran frialdad y distanciamiento entre sus líderes. La transformación será radical e inminente. El presidente Emmanuel Macron viajará el próximo día 18 a Roma para entrevistarse con el primer ministro, Giusepe Conte, con dos temas fundamentales de conversación: La nueva política sobre inmigración y cuestiones económicas. Macron se entrevistará también con el presidente de la República, Sergio Mattarela. Han pasado solo siete meses de una de las más graves crisis diplomáticas entre Roma y París en décadas. Francia retiró su embajador en la capital italiana después de que el vicepresidente del gobierno italiano y ahora ministro de Exteriores, Luigi Di Maio, viajara a París para entrevistarse con líderes de los chalecos amarillos y animarlos en su lucha contra Macron. Parece que hubiera pasado un siglo.