Mundo

Imputado el centrista François Bayrou, ex ministro de Macron, por presunta malversación de fondos

Imputado el centrista François Bayrou, ex ministro de Macron, por presunta malversación de fondos

La noticia no ha sorprendido a nadie en París. Todos la esperaban. François Bayrou, líder centrista francés y ministro de Justicia por breve tiempo del presidente Emmanuel Macron, fue imputado el viernes por la noche por presunta "complicidad en la malversación de fondos públicos" en el caso de empleos ficticios los asistentes de los eurodiputados de su partido, el Movimiento Democrático (MoDem).

Durante el juicio, los jueces intentarán averiguar si los asistentes parlamentarios de MoDem eran remunerados con fondos del Parlamento Europeo, a pesar de que realizaban otras funciones dentro del partido moderado francés.

"Esta imputación, anunciada previamente en los periódicos, ha sido decidida en contra de todos los elementos de prueba presentados. En el curso de la instrucción se demostrará que era totalmente infundada", declaró a la agencia francesa de noticias AFP Pierre Cornut-Gentille, abogado del político centrista.

Bayrou, que actualmente es alcalde de Pau (sur de Francia), negó la semana pasada la existencia de un sistema de empleos ficticios en su partido. El ex ministro de Macron relativizó entonces su eventual imputación.

"Prácticamente todo el mundo es imputado en la vida política francesa", dijo Bayrou, quien precisó que los asistentes parlamentarios trabajaban a "tiempo parcial" para el partido. Según él, eran pagados por parte de su trabajo por el Parlamento Europeo y por la otra parte por el partido.

Desde mediados de noviembre, habían sido imputados por este caso una docena de responsables del MoDem, incluidas la ex ministra de Defensa, Sylvie Goulard, y la de Asuntos Europeos, Marielle de Sarnez. La prensa francesa esperaba la imputación de Bayrou, quien en las elecciones presidenciales de 2017 apoyó a Macron.

Bayrou, Goulard y De Sarnez eran ministros de Macron cuando arrancó su presidencia, pero se vieron obligados a dimitir en junio de 2017 cuando saltó el escándalo de los empleos ficticios del Movimiento Democrático. Bayrou duró un mes y cuatro días como ministro de Justicia. Fue el primer escándalo de la presidencia Macron.

Goulard, que aspiraba a ser comisaria europea tras haber sido eurodiputada en las dos anteriores legislaturas, vio recientemente como el Parlamento Europeo tumbaba su candidatura precisamente por estar implicada en este caso de empleos ficticios.