Mundo

«Hola, aquí Navalni», así saluda el opositor ruso en su primera foto desde el hospital de Berlín

«Hola, aquí Navalni», así saluda el opositor ruso en su primera foto desde el hospital de Berlín

Al líder de la oposición se le ha retirado el respirador y ya puede incorporarse, incluso levantarse brevemente de la cama, lo que ha aprovechado para celebrar en las redes sociales que sigue sigue vivo

«Hola, aquí Navalni». Así ha saludado en Instagram el opositor ruso en su primer mensaje desde que sufrió el ataque. Le ha sido retirado el respirador y ya puede incorporarse, incluso levantarse brevemente de la cama, lo que ha aprovechado para celebrar en las redes sociales que sigue sigue vivo. Junto a su esposa y sentado en su cama del hospital Charité de Berlín, en el que está siendo tratado, informa a sus seguidores: «Ayer fui capaz de respirar por mis propios medios todo el día».«Me ha gustado mucho, es un procedimiento sorprendente y subestimado por muchos. Lo recomiendo», bromea, y añade que «extrañaba» el contacto, una semana después de haber salido del coma al cual había inducido.

Después de este esfuerzo y para no forzar la evidente mejora, Navalni ha vuelto a ser conectado al respirador, aunque podrá muy pronto abandonar por completo la «ventilación artificial», según el equipo médico alemán por el que es tratado. El envenenado con el agente neurotóxico del tipo Novichok, concebido con fines militares en la época soviética, puede dejar secuelas que todavía no son descartadas, pero en esta primera aparición en público, su estado es muy esperanzador.

El estado general del paciente «ha mejorado», según el sexto parte médico emitido por ese centro hospitalario desde que llegó a la capital alemana para ser atendido en la clínica berlinesa, donde fue ingresado el 22 de agosto tras sufrir un envenenamiento en Rusia. Navalni puede respirar completamente por sí solo, ha empezado a hacer ejercicios de movilidad y no precisa estar todo el tiempo en la cama, prosigue el parte.

La Charité comunicó ya unos días después de su ingreso en la clínica berlinesa que los análisis practicados indicaban que había sufrido un envenenamiento. A esta conclusión llegaron asimismo los expertos del ejército alemán, según los cuales el presunto intento de asesinato fue con un agente tóxico del grupo Novichok. Fuentes del gobierno alemán informaron hoy de que laboratorios de Suecia y Francia, cuya colaboración se había recabado, corroboraron esos resultados.

Navalni sufrió un colapso durante un vuelo de Siberia a Moscú, lo que forzó un aterrizaje de emergencia en Omsk, donde recibió tratamiento en un hospital local. Los médicos rusos que lo trataron aseguraron no haber encontrado rastros de envenenamiento y atribuyeron el colapso a problemas de metabolismo. Posteriormente, por solicitud de la familia y de sus colaboradores, y bajo la autorización del gobierno alemán, Navalni fue trasladado a Berlín. Aunque el traslado de Navalni a Alemania fue el resultado de una iniciativa privada, el Gobierno ha asumido parte de la información sobre el caso desde que se conoció el resultado de los exámenes en el laboratorio del ejército.

El caso Navalni ha generado tensiones diplomáticas entre Berlín y Moscú. La canciller Angela Merkel instó ya al gobierno ruso, tras los primeros análisis de la Charité, a esclarecer lo que calificó de «intento de asesinato por envenenamiento» del líder opositor. Desde su llegada a Berlín Navalni ha estado bajo protección policial con un dispositivo que ha sido reforzado después de que despertara del coma.

Ver los comentarios